Vog Products ha establecido nuevos estándares para la sostenibilidad. La procesadora de frutas ha superado plenamente la Evaluación de Sostenibilidad Agrícola Global G.A.P. y ha obtenido el Gold Standard.

Vog Products se compone de 18 cooperativas de Trentino y Tirol del Sur y cuatro organizaciones productoras con más de 13.000 miembros. La mayoría de ellas son pequeñas empresas familiares que gestionan de forma sostenible un total de 28.000 hectáreas de superficie cultivada.

 Johannes Runggaldier: “La sostenibilidad no es una etiqueta superficial. Llega hasta las raíces de nuestra cadena productiva”

Con este nuevo logro, Vog Products ha establecido nuevos estándares en el sector del procesamiento de frutas. Más de 300.000 toneladas de materias primas provenientes de 13.000 empresas se procesan y elaboran cada año en las instalaciones de ocho hectáreas de la ciudad de Laives, y el hecho de que todas cumplan con los requisitos de los estándares es un hito.

Con la GGFSA, la Plataforma global para de la Iniciativa para una Agricultura Sostenible, se ha unido a Global G.A.P. para ofrecer una solución innovadora basada en sus estándares para la categoría «Plantas». Esta solución reúne todos los requisitos de sostenibilidad de FSA en un solo estándar compacto y verificable. El certificado se otorga en tres categorías de rendimiento: Gold, Silver y Bronze.

“Estamos muy orgullosos de que todos estos años de compromiso hayan sido reconocidos con la FSA Gold Label. La sostenibilidad no es una etiqueta superficial. Llega hasta las raíces de nuestra cadena productiva. Uno de los factores que la protege es la trazabilidad desde el producto final hasta el agricultor”, explica Johannes Runggaldier, presidente de Vog Products.

Cabe mencionar que Vog Products cuenta con un sistema fotovoltaico con capacidad para producir 998 kWp de energía que se utiliza para generar electricidad, agua caliente y vapor, junto con una planta de cogeneración. Además, las aguas residuales se utilizan en la planta potabilizadora más cercana para generar gas y electricidad, y los desechos de producción se entregan a varias plantas de biogás, que luego los utilizan como fuente de energía.