Ambar rinde homenaje al concepto de terroir en su nueva Ambiciosa: Ambar Terrae. Una cerveza elaborada con lúpulo de una viña centenaria. Desde la empresa indican que la nueva cerveza nace "arropada por las maltas de cuatro cereales (cebada, avena, centeno y trigo), el lúpulo, que proviene de una viña centenaria ubicada en la localidad navarra de Olite, es el hilo conductor de esta cerveza de amargor amable, fruto de la frescura de la flor y de la delicadeza con la que se ha trabajado".

De las variedades Cascade y Columbus, ha sido trasladado directamente desde el campo a la fábrica, y utilizado directamente en flor, con una manipulación mínima, en un proceso de molienda a baja temperatura. 

"Cada civilización enriquece la tierra que trabaja, y de ello se beneficia la siguiente generación que habita en ella", explica Antonio Fumanal, maestro cervecero de Cervezas Ambar. Así, aquellos que cuidaron y cuidan de la vid en esta localidad navarra, han hecho posible que el lúpulo empleado en la elaboración de Ambar Terrae se nutra de todas las propiedades de este terreno excepcional. El resultado de Ambar Terrae es sedoso y complejo en boca y terroso en nariz. En la mesa, mientras, Ambar Terrae marida con propuestas otoñales e invernales.

Este lanzamiento se une a la colección Ambiciosas de Ambar junto a Ambar 10, Ambar Picante, Ambar Centeno, Ambar Roja, Ambar Avena, Ambar Caerá Esta Breva, Ambar Super Super Ale,  Ambar Monte Perdido, Ambar MariCastaña y Ambar Imperial Citrus.