Bock Damm, la cerveza negra de Damm, ha renovado recientemente su imagen, y lo ha hecho recuperando las primeras etiquetas de la marca, que datan de 1888, confiriéndole así un toque más vintage. Un nuevo diseño que pone en valor la tradición de esta cerveza, elaborada con tres tipos de malta de cebada diferentes −torrefactas, caramelo y Pilsen− que han sido tostadas en su momento justo.

Bock Damm es elaborada con tres tipos de malta de cebada diferentes con diferentes características y propiedades

Las maltas torrefactas −que se obtienen tostando los granos secos de malta a temperaturas entre 200 y 220 ºC− le dan su color característico y aportan a la cerveza olor y gusto a tostado y aromas de cacao y café. Las maltas caramelo se consiguen tostando la malta verde directamente, sin secar. Primero, los granos se calientan a una temperatura de 60-75 ºC, lo cual provocará la creación de azúcares en el centro del grano, que quedarán en un estado semi-líquido. Posteriormente, estos granos se tuestan a temperaturas de entre 150 ºC y 180 ºC, lo cual provoca la caramelización de los azúcares y aporta notas que recuerdan al caramelo, las pasas y la miel. Por último, las maltas Pilsen −que son las que se encuentran habitualmente en las cervezas lager−, son las que aportan los azúcares para la fermentación y dotan a la cerveza de un gusto a cereal. Son las maltas más pálidas de todas. Esto se debe a que los granos son tostados a temperaturas más bajas y durante un menor tiempo que el resto de las maltas.

Esta cerveza está elaborada con 100% ingredientes naturales, perfecta para combinar con sabores ahumados, carnes a la brasa, caza o estofados, que, por su versatilidad, se convertirá sin duda en la protagonista gastronómica de la velada.

En las próximas semanas, la nueva imagen de Bock Damm podrá encontrarse en los canales de alimentación y hostelería en los formatos de vidrio de 33 y 25 centilitros, así como en las latas de 33 centilitros y en los medallones de los barriles de 20 y 30 litros. En línea con las iniciativas de Damm en materia de sostenibilidad, las latas de Bock Damm se agrupan mediante el sistema de agrupación de latas LatCub, que permite agruparlas con un embalaje de cartón 100% biodegradable. Así mismo, el cartón de las cestas de seis botellas de 25 centilitros cuenta con la certificación PEFC, lo que garantiza su procedencia de bosques gestionados de manera responsable, consiguiendo de este modo un embalaje más ecosostenible.