Coca-Cola European Partners ha hecho públicos sus resultados del primer semestre de 2016; la compañía ha obtenido un beneficio neto de 210 millones de euros en este período, lo que supone un descenso del 11%respecto al mismo periodo de un año antes.

Durante la primera mitad de este año, los ingresos ascendieron a 3.542 millones de euros, un 10,5% más que en el mismo período de 2015, impulsados por la incorporación de las embotelladoras alemana e ibérica durante la última parte del segundo trimestre.

En términos proforma, el beneficio neto de la compañía subió un 10%, hasta 405 millones de euros, mientras que los ingresos se situaron en 5.200 millones de euros, lo que representa una reducción del 3% respecto al mismo período de 2015 o un 1,5% sobre una base proforma comparable y a tipo de cambio constante.

"Estos cuatro meses desde la creación de Cola-Cola European Partners han fortalecido nuestra firme convicción en el futuro de nuestra nueva compañía", ha subrayado su consejero delegado, John F. Brock. El directivo ha resaltado que los resultados del primer semestre reflejan "el impacto continuado de un entorno de consumo débil y desafíos económicos persistentes".

El beneficio operativo contable del primer semestre fue de 314 millones de euros, frente a los 381 millones de euros registrados un año antes, si bien en términos proforma se situó en 603 millones de euros, un 2,5% menos.

La compañía ha ofrecido sus perspectivas para todo el ejercicio, que incluyen, sobre una base proforma comparable, un crecimiento del beneficio por acción diluido, a tipo de cambio constante, de alrededor del 15% en comparación con 2015, con unos ingresos estables y un crecimiento "modesto" del beneficio operativo de entorno al 5%.

Asimismo, la embotelladora, que debutó en Bolsa el pasado mes de mayo, mantiene su objetivo de lograr un ahorro anual por sinergias de entre 315 millones de euros y 340 millones de euros antes de impuestos a mediados de 2019.

El consejo de administración ha acordado este jueves el pago del primer dividendo de la compañía desde su salida a Bolsa, en línea con su compromiso de ofrecer valor a largo plazo para los accionistas y con su compromiso previo de distribuir entre sus accionistas entre el 30%y el 40% de su beneficio después de impuestos.

Así, ha aprobado el pago de un primer dividendo trimestral bruto de 0,17 euros, equivalente a un dividendo bruto anualizado de 0,68 euros por acción. El dividendo se pagará el próximo 17 de octubre a aquellos accionistas que lo sean a fecha de 3 de octubre de este año.