Ambar presenta Ambar Trigal, una cerveza de temporada elaborada con trigo duro, de la variedad Dorondón, cultivada en el desierto de Los Monegros. Un cereal que, acompañado por dos variedades de lúpulos (Cascade y Mittelfrüh) y la sutileza aromática de la madera de sabina, da como resultado "una cerveza excepcional, compleja en nariz y con un toque de acidez natural", señalan desde la compañía.

Así, el desierto de los Monegros y su característico monte bajo, inspira esta inusual cerveza de trigo, donde el aroma de sus paisajes vuela sobre un fondo austero de cereal. La duodécima de la colección Ambiciosas es, como sus predecesoras, fruto de la combinación de la tradición cervecera con las técnicas de elaboración más innovadoras.

La propuesta de maridaje de esta cerveza mira también hacia el desierto. Como el árido páramo, Ambar Trigal es una cerveza que admite grandes contrastes térmicos, siendo una opción versátil en la mesa. Luce especialmente con platos contundentes como el arroz con cordero a la miel y hierbas aromáticas, el bacalao desmigado o incluso, el arroz con leche. Pero la opción que más recomienda la cercvecera es un plato típico de la gastronomía monegrina: el conejo escabechado.

Este lanzamiento se une a la colección Ambiciosas de Ambar junto a Ambar 10, Ambar Picante, Ambar Centeno, Ambar Roja, Ambar Avena, Ambar Caerá Esta Breva, Ambar Super Super Ale,  Ambar Monte Perdido, Ambar MariCastaña,  Ambar Imperial Citrus y Ambar Terrae. Ambiciosas Ambar es la colección de cervezas más independientes de Ambar. Son la interpretación más personal del maestro cervecero de Cervezas Ambar,Antonio Fumaral.

120 años haciendo cerveza

Cervezas Ambar ha cumplido este año 120 años de vida como compañía española que mantiene el espíritu familiar en constante evolución. Con motivo de este aniversario, la cervecera presentaba el pasado mes de octubre la exposición “120 años haciendo cerveza”. Un recorrido por la  historia de Ambar desde que se inaugurara su fábrica en el barrio de San José el 10 de julio de 1900. Un recopilatorio de más de un centenar de imágenes antiguas, objetos originales y testimonios, que permite conocer en primera persona la vida de esta empresa en la ciudad de Zaragoza.

Un recorrido por la evolución de sus botellines y gráficas publicitarias, la fábrica como centro productivo y como uno de los pocos testigos de la arquitectura industrial de la ciudad, y sobre todo mucho factor humano son los hilos conductores de este espacio expositivo ubicado en el edificio de la maltería, original de los años 30.

En palabras de Enrique Torguet, director de comunicación, patrocinio y relaciones institucionales de Cervezas Ambar: “Nuestra historia está fuertemente ligada a la de la ciudad, por lo que esta exposición no es solo un homenaje al pasado de la fábrica, sino también al de todos los zaragozanos”.

Además, desde el pasado 22 de octubre, su fábrica ha vuelto a reanudar las visitas a sus instalaciones, dentro de la cual se visitará esta exposición. El recorrido, que podrá realizarse previa reserva a través de la página web de Ambar, se realizará en grupos de seis personas, cumpliendo con todas las medidas de seguridad y protocolos pertinentes para garantizar una experiencia segura para todos.