El grupo Félix Solís Avantis ha cerrado el ejercicio 2017 con una facturación consolidada superior a los 300 millones de euros, lo que supone un incremento superior al 6% sobre la cifra del ejercicio 2016. El EBITDA recurrente obtenido supera los 30 millones de euros. Asimismo, el grupo ha incrementado el resultado consolidado después de impuestos un 6% respecto a 2016.

Según indican desde la compañía, estos resultados son el fruto de la apuesta por la internacionalización, alcanzando una facturación exterior superior al 62% y con presencia en más de 120 países, y por la mejora de la relación calidad-precio. "Prueba de ello es la apertura en 2017 de una filial en Rusia", explican desde Félix Solís Avantis.

Asimismo, durante el ejercicio 2017 han invertido 20 millones de euros en la bodega de Valdepeñas para la total automatización de todos los procesos de bodega, la adquisición de una nueva línea de embotellado para formatos más reducidos en vidrio y en PET, la ampliación de la capacidad de crianza mediante la adquisición de más de 10.000 barricas de roble americano y francés, nueva maquinaria de envasado para adaptar formatos y presentaciones a las exigencias de una demanda cada vez más diversificada y global, así como equipamiento de elaboración que permitirá optimizar la calidad de los vinos mediante la incorporación de la última tecnología disponible.

Asimismo, el grupo Félix Solís Avantis está inmerso en un proceso de transformación digital, que incluye entre otros proyectos la implantación del ERP SAP S4 Hana.

"Todo este proceso inversor tiene como finalidad mejorar la eficiencia y satisfacer las necesidades de una demanda en constante evolución, con el objetivo de llegar a ser percibido como el mejor proveedor de vinos a nivel mundial", aseguran desde el grupo.

En la actualidad Félix Solís Avantis, a través de su filial chilena Viña Casa Solís, está llevando a cabo un proyecto de construcción de una bodega en Chile con una capacidad de más de 40 millones de litros, lo que le permitirá elaborar y envasar vinos de ese país. Se estima que esta inversión esté operativa para marzo de 2020.

Para los ejercicios 2018-2020 el grupo tiene proyectadas inversiones en España y en Chile por un importe de más de 60 millones de euros.