Diez meses después de su desembarco en la Ribera del Duero con la compra de Dominio Fournier, González Byass saca al mercado sus primeros vinos con el sello de la Denominación de Origen castellanoleonesa. La firma jerezana da un paso más en su deseo de representar la diversidad y riqueza enológica de España con el lanzamiento de Dominio Fournier Crianza 2016 y Dominio Fournier Reserva 2014.

Los oficios artesanos son la inspiración del trabajo de sus dos enólogas, Marian Santamaría y Laura Terrazas. Con esta adquisición, desde González Byass indican que se cumple un anhelo histórico con Ribera del Duero que se remonta a principios del siglo XX.

“Desde esta fecha, miembros de varias generaciones sintieron una vinculación emocional por la calidad de sus tierras y de sus viñedos antes, incluso, del nacimiento de la denominación de origen. Hoy, esta Familia de Vino materializa su presencia en esta región con Dominio Fournier, una bodega situada en un lugar escondido y privilegiado a orillas del río Duero.” Señalan desde González Byass.

Dominio Fournier Crianza 2016 está elaborado con uvas seleccionadas y vendimiadas manualmente, permanece entre 12 y 14 meses en barricas de roble francés y americano, un tiempo que le otorga complejidad y personalidad y permite aflorar los aromas terciarios resultado de su crianza.

Dominio Fournier Reserva 2014 también se elabora de forma artesanal con uvas de cosecha propia y destaca por su alta calidad. Antes de salir al mercado, envejece un mínimo de 36 meses, entre 18 y 24 meses en barrica nueva de roble francés y el resto en botella, para sellar su extraordinario sabor: intenso, complejo y muy redondo.