La Rioja sólo concentra el 11% de las principales empresas del sector de elaboración de vinos, que ha ido ganando peso en otras regiones de España. Es una de las conclusiones del estudio elaborado por Insight Viewm, de Crédito y Caución,sobre la evolución de las primeras mil firmas de este sector.

De acuerdo con los datos del estudio, este es uno de los sectores que muestra mayor dispersión geográfica, sin clusters claros de actividad. Las dos provincias que concentran mayor número de empresas son La Rioja (11%), y Barcelona (10%). Le siguen Valladolid (7,6%), Álava (5,5%), Ciudad Real (5,2%), Tarragona (5,0%) y Burgos (4,8%).

Sobre el tamaño del tejido empresarial del sector, un relevante 19% son microempresas y un 55% adicional pequeñas empresas. Apenas el 20% son medianas y tan sólo un 6% ha alcanzado la dimensión de gran empresa.

Un buen comportamiento financiero durante la crisis

La facturación media del sector durante la crisis tocó fondo en 2010 con 4,2 millones de euros, pero ha remontado hasta los 6,3 millones en el último ejercicio. El sector mantiene una rentabilidad clara a lo largo de la crisis y ha logrado mejorar claramente sus plazos de pago históricos, que alcanzaron su mejor registro en 2013 con 125 días.

Sólo el 4,8% de las empresas del sector está en riesgo de incumplir sus pagos. El tejido muestra un rating de morosidad de 6,5 en una escala de 0 a 10 lo que indica un nivel de riesgo medio. Una bolsa mínima formada por el 1,2% de las empresas activas del sector se encuentra en riesgo máximo y un 3,6% adicional en riesgo elevado. La provincia con peor rating de morosidad es Málaga (4,75) y la mejor Asturias (10).