La nueva bodega de Beronia, perteneciente a la Denominación de Origen Calificada Rioja, cuenta con eficiencia energética y con un diseño respetuoso con el medio ambiente que integra el edificio con el paisaje y el viñedo que le rodea. Esta bodega de vanguardia es la primera de Europa que logrado la precertificación LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible), la acreditación sostenible reconocida a nivel internacional que otorga el US Green Building Council.

La bodega permanecerá enterrada en su mayor parte, aprovechando el desnivel que existe entre las parcelas superiores e inferiores de la finca. El resultado será la reducción del impacto paisajístico y un ahorro energético, basado en el trabajo a favor de la gravedad y la inercia térmica con el terreno.

El objetivo es elaborar vinos que expresen la esencia del lugar

Además, empleará un sistema de termoactivación estructural por geotermia, que aprovechará la temperatura natural del interior de la tierra para climatizar sus instalaciones y calentar o enfriar el agua según la época del año. Esta tecnología garantiza un sistema de climatización resiliente y asegura las mejores condiciones para los trabajadores de la bodega y enoturistas, así como para la elaboración y conservación del vino a través de una temperatura estable.

Desde la bodega se explica que con este proyecto, Beronia ha llevado a cabo una aproximación holística en el diseño de una bodega, donde todos los elementos que la componen afectan en el devenir de los vinos que se elaboran. Maquinaria, depósitos de fermentación y barricas, así como el propio edificio con su ubicación y disposición sobre el terreno, sus materiales y los sistemas que la integran convergen hacia un único objetivo: la elaboración de vinos singulares que expresen fielmente la esencia y el terroir de esta región vitivinícola.