Sopexa ha presentado las conclusiones del "Wine Trade Monitor 2018", una encuesta internacional dedicada a los vinos que este año incluye por vez primera a los espumosos y se ha centrado en seis países clave: Bélgica, Canadá, China, Estados Unidos, Hong Kong y Japón. Entre las principales conclusiones del informe destacan que nueve de cada diez profesionales consultados consideran que los vinos franceses siguen siendo imprescindibles, superando a los vinos italianos (76%) y a los españoles (71%). Al mismo tiempo, los resultados de la encuesta señalan que cobran importancia los vinos de otros países competidores, procedentes de Chile, Australia y Estados Unidos, presentes entre el 45% y el 56 % de los operadores.

En cuanto a la evolución de las ventas, el informe destaca el éxito de los vinos españoles, ya que para el 39% de los profesionales encuestados, los vinos españoles formarán parte del grupo de los líderes. Según las respuestas, tienen un crecimiento significativo en Japón, donde el 48% de los operadores citan a España entre los orígenes con mayores ventas en detrimento de los vinos chilenos.

Por su parte, los vinos italianos ganan terreno: el 41% de los operadores los mencionan como uno de los orígenes cuyas ventas experimentarán el mayor incremento de aquí a 2020. Según uno de cada dos operadores, durante los dos próximos años, Francia mantendrá la ventaja que ya tuvo en 2017, principalmente en Estados Unidos, Hong-Kong y Bélgica.

No obstante, la encuesta revela una relativa fragilidad de los vinos franceses en los mercados chino y canadiense, donde parece que la competencia de los vinos italianos supondrá un reto cada vez mayor.

Para el conjunto de criterios de la encuesta, y según el 64% de los participantes, el origen francés es el que obtiene mejores resultados, muy por delante de sus competidores todavía. Sin embargo, se observa un deterioro de la imagen francesa en China y Canadá.

En cuanto a envases y formatos, el informe indica que los países asiáticos siguen teniendo especial predilección por el vino embotellado y el 66% de los operadores de la zona pronostican el mayor crecimiento de las botellas de menor volumen y otros pequeños formatos. Los formatos alternativos deberían aumentar en Norteamérica, pues el análisis apunta que el 40% apuesta por los envases Bag in Box y las latas. Aunque con buena acogida en los países asiáticos, los envases y etiquetas "inteligentes", interactivas, suscitan más dudas en Norteamérica.

Los vinos ecológicos se sitúan por primera vez entre los tres primeros puestos de las categorías más prometedoras para más del 35% de operadores (salvo China y Hong Kong). Por su parte, "La Denominación Regional" vende bien y seguirá siendo en términos generales el criterio de valoración más favorable de aquí a 2020, según los datos recogidos en el informe.

El rosado, por su parte, sigue en pleno apogeo en Norteamérica para uno de cada cuatro profesionales estadounidenses y uno de cada dos canadienses encuestados.

Mientras que la clasificación de las cuatro cepas clásicas se mantiene estable (Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Pinot Noir y Merlot), hay que resaltar una conclusión de las respuestas de los profesionales que han participado en la encuesta Wine Trade Monitor 2018 realizada por Sopexa: el éxito de la Chenin blanc en Estados Unidos podría ser la punta de lanza de una nueva tendencia a tener en cuenta.