Con el objetivo de hacer que el talento y la innovación asociado al emprendimiento llegue de forma más fluida al sector agroindustrial en España se ha presentado en Madrid Orizont, una aceleradora de empresas dirigida a emprendedores de cualquier parte del mundo cuyo objetivo es convertirse en referente no sólo nacional sino también internacional.

Promovida por la Sociedad de Desarrollo de Navarra (Sodena), Orizont acelerará cada año hasta 8 proyectos innovadores de todos los subsectores agroalimentarios, en etapa temprana de desarrollo (early stage) o ya constituidos, con una propuesta de negocio, escalables y a una distancia al mercado inferior a un año. "En definitiva, proyectos que permitan revitalizar y fortalecer el sector agroindustrial, así como aumentar la productividad y la competitividad en este sector, a través de iniciativas de mejora en cualquier parte de la cadena de valor y avances tecnológicos aplicados a la agroalimentación", según han indicado sus promotores durante la presentación.

CEIN (El Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra) se hará cargo del programa de aceleración, formación y asesoría especializada, para lo que contará con "partners" de referencia en su desarrollo. Gracias a su experiencia, asesorarán a cada una de las 8 startups seleccionadas sobre oportunidades de negocio, networking, entrada en el mercado, desarrollo del plan de negocio, etc. Cada proyecto contará con una dotación económica de 110.000 euros, 80.000 euros en préstamo participativo para todos los proyectos, en igualdad de condiciones, capitalizables al final del periodo de aceleración; 20.000 euros en capital a cambio de una participación de Sodena del 9% del accionariado, y 10.000 euros en servicios de consultoría o asesoría, a elección del emprendedor.

50 empresas colaboradoras

Igualmente, el proyecto proporciona acceso a un importante panel de empresas colaboradoras, mentores especializados, centros de investigación y universidades, integrado por más de 50 compañías del ámbito agroalimentario que apoyarán a los emprendedores con asesoramiento técnico y su conocimiento del mercado. Para Carlos Fernández Valdivielso, director gerente de Sodena, "la participación e implicación de estas grandes multinacionales en Orizont supone una importante diferencia con respecto a otras aceleradoras de nuestro país o fuera de nuestras fronteras".

El presupuesto de Orizont supondrá todos los años una aportación del Gobierno de Navarra, a través de Sodena, de alrededor de 1,4 millones de euros, destinados a cubrir los 110.000 euros de cada uno de los ocho proyectos seleccionados, así como los gastos de funcionamiento del programa.

En su estructura organizativa, Orizont estará gestionada, dirigida y financiada por Sodena y su Consejo Asesor, que formará parte del jurado de selección de los proyectos finalistas, además del Gobierno de Navarra y Sodena, está compuesto por la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (Fiab), el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), el IESE, Coca-Cola, General Mills, Mahou-San Miguel y Viscofan.

El plazo de admisión de candidaturas se abrirá el 15 de abril y finalizará el 5 de junio. Una vez concluido, se abrirá un proceso de selección que durará hasta el 2 de julio, día en el que se darán a conocer los ocho finalistas. El programa de aceleración de 6 meses tendrá lugar desde el próximo mes de septiembre hasta marzo de 2016.

El futuro de la alimentación

Durante la presentación de Orizont se explicó que el sector agroalimentario vive un momento de cambio, en el que los expertos llaman a analizar las nuevas tendencias y cómo los avances tecnológicos afectarán al futuro de la alimentación, así como a repensar una industria que en 2050 no podrá ofrecer comida a los 9.600 millones de personas que está previsto habiten la tierra. Drones para controlar las malas hierbas de los cultivos, sensores a pie de huerta, huevos vegetales, nuevos alimentos elaborados,  impresoras domésticas de comida en 3D, lactosuero (considerado hasta hace poco un residuo de las queserías), etiquetas inteligentes que avisan si los productos han caducado..., lejos de ser ciencia ficción, son cada vez una realidad más cercana.

En 2012, cerca de 1.500 empresas llevaban a cabo actividades relacionadas con la innovación en este sector, pero si tenemos en cuenta que en la industria agroalimentaria operan más de 28.000 empresas, parece evidente que todavía queda mucho camino por recorrer. En ese camino, los nuevos modelos de negocio, los emprendedores y las startups más innovadoras tienen mucho que decir. A pesar de generar un volumen de negocio superior a los 100.000 millones de euros, aportar cerca de un 9% al PIB nacional y dar empleo a más de 2,3 millones de personas, la inversión por parte de los fondos de capital riesgo en startups de la industria agroalimentaria es muy residual.

El año pasado, únicamente el 0,9% de las operaciones de financiación tuvo como receptor a emprendedores de este amplio sector, según el Instituto de Capital Riesgo. De acuerdo con los datos de la consultora Venture Watch, de los 320 millones de euros en rondas de financiación que levantaron en 2014 las startups con base tecnológica en España sólo 8,5 millones fueron a parar al sector de la alimentación.

Más datos que avalan la falta de emprendedores en el que es el segundo sector económico del país: a principios de este año, Startupxplore –una de las mayores plataformas de startups de España– contaba con 2.200 compañías de nueva creación (aquellas que tienen entre 3 meses y 3,5 años de vida) registradas. De ellas, solamente un 3% estaban relacionadas con la industria de la agroalimentación.