El consejero delegado de Grupo Osborne, Fernando Terry Osborne, ha analizado en rueda de prensa en el marco del 34º congreso de Aecoc la situación de los mercados internacionales y ha puesto especial énfasis en los efectos negativos que tendrá la política arancelaria de EE.UU. sobre los productos españoles. “Este tipo de medidas te quitan el espacio de mercado que habías logrado, y es muy desalentador, porque España ha invertido mucho dinero en promociones para que nuestros productos se conozcan. Aunque sea algo provisional, no será fácil volver a posicionarnos”, ha advertido Osborne.
 
El directivo ha explicado que la empresa cuenta con un plan a seis meses vista para evitar posibles roturas de stocks provocadas por el Brexit, y ha avanzado que Osborne no descarta tomar medidas como la creación de una sociedad en el Reino Unido en función de los efectos que provoque la salida del país de la UE y de las decisiones que tome el gobierno británico en los próximos meses.

Las perspectivas para Osborne son más positivas en China, que se ha consolidado como el segundo mercado de la compañía tras España y donde hay planes de crecimiento, especialmente tras el reciente envío de los primeros jamones con hueso de la marca Cinco Jotas hacia el gigante asiático. A pesar de su estrategia de expansión internacional, el empresario ha asegurado que el nacional es su mercado “prioritario y más rentable”. La empresa ha indicado que el adelanto de sus resultados de 2019 es complejo porque el 60% de sus ventas anuales se producen durante la campaña navideña.
 
Osborne también ha anticipado que la estrategia de la compañía para los próximos años pasa por una transición en la que las nuevas líneas de producto ganen peso sobre marcas consolidadas de su portfolio, como Veterano, Magno y Anís del Mono. “Estas insignias siguen siendo muy importantes, pero sabemos que debemos sacrificar parte de nuestra rentabilidad para innovar en nuestro catálogo de productos”.