Grupo Príncipe de Viana impulsa Bigsostbioma, su último proyecto de Investigación y Desarrollo en pro de una gestión más sostenible y eficaz del viñedo.

Con una duración de 29 meses desde el 30 de julio de 2018, y un presupuesto de 1.014.704 euros, Grupo Príncipe de Viana recibe para Bigsostbioma la ayuda y la colaboración experta del C.D.T.I., Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, que depende el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

El objetivo principal del grupo es elaborar vinos de gran calidad, por lo que siguen una filosofía de máximo cuidado del viñedo como productor real de los vinos. Fiel a esta convicción, Grupo Príncipe de Viana viene impulsando proyectos de mejora del manejo del viñedo desde hace más de 15 años, avances que aplica en todas sus bodegas: Rioja Vega (D.O.Ca. Rioja), Finca Albret (D.O. Navarra), Bodegas Príncipe de Viana (D.O. Navarra), y Bodegas Clunia (Vinos de la Tierra de Castilla y León).

Su último plan introduce dos objetivos específicos: Por un lado, luchar contra la degradación de los suelos, uno de los grandes problemas de la agricultura actual. Y, por otro, paliar los efectos del cambio climático en el viñedo.

Para ello, el grupo vitivinícola desarrollará una línea de investigación sobre biodiversidad microbiológica o Microbioma en el manejo de los suelos en un entorno de viñedo inteligente, nunca estudiado hasta ahora. Se ayudará de sistemas de gestión de metadatos, con la implantación de métodos BIG DATA, creación de algoritmos, que permitirán a Grupo Príncipe de Viana avanzar en el esfuerzo para la mejora del manejo del suelo de forma más sostenible y concreta.

Sin perder de vista que la producción de vinos de gran calidad requiere suelos limitantes de nutrientes, se realizarán estudios de los suelos viñedo a viñedo para decidir cuál es el manejo correcto. Los sistemas de gestión Big Data aportarán, además, información valiosa acerca de las enfermedades de la madera que sufren las viñas, así como sobre levaduras naturales que se encuentran en el suelo y llegan al vino adheridas a los hollejos o pieles de las uvas. Las levaduras naturales, en contra de las artificiales producidas en un laboratorio, aportan autenticidad a los vinos.

La consecución de estos objetivos será de gran valor para las diferentes bodegas del grupo, además de realizar una implantación de tecnología e investigación punteras en el sector, que permitirán mejorar la eficiencia de las técnicas vitivinícolas en términos de calidad del producto obtenido, así como desde el punto de vista medioambiental. Esta mejora se traducirá a su vez en una ventaja competitiva respecto a otras bodegas y contribuirá a mejorar su posicionamiento en el mercado tanto interior como exterior