Durante 2020 el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero entregó 78.396.944 contraetiquetas a las bodegas para la comercialización de sus vinos dentro y fuera de España. La complicada situación que vive la hostelería española, principal canal de comercialización de la DO ha repercutido en el volumen de las contraetiquetas proporcionadas por parte de Ribera del Duero en 2020, con una reducción del 11,9% respecto al 2019 (89 millones).  

La proporción de contraetiquetas se vio fuertemente mermada durante los primeros meses de confinamiento, especialmente en abril y mayo, cuando más impacto tuvo la Covid-19. Sin embargo, fue a partir de julio cuando se empezó a mejorar la entrega mes a mes de manera considerable, especialmente en julio con una recuperación positiva del 15,8%. Esta buena evolución hizo que en el segundo semestre la entrega de contraetiquetas haya experimentado un incremento medio del 0,6%.

Por tipos de vino, las categorías que mejor se han comportado en 2020 han sido las de mayor valor añadido: Crianza, Reserva y Gran Reserva han representado el 30% del total de contraetiquetas proporcionadas en 2020, un 2% más que en 2019. En este sentido, la entrega de contras de Gran Reserva y Reserva, vinos caracterizados por su calidad y longevidad, han aumentado un 11,3% y 4,2% respectivamente.

La estructura de la DO Ribera del Duero donde, por un lado, la mayor parte de sus bodegas son de pequeño tamaño y están centradas en producir vinos diferenciados de alta calidad pero, por otro lado, apenas disponen de estructura comercial y no tienen presencia en el canal de alimentación, ayuda a explicar la dependencia que tienen del canal de hostelería.

La DO ha apoyado a la hostelería durante todo el pasado curso, con varios proyectos e iniciativas como las de #VolveremosABrinBAR, “Cita con Ribera”, “Madrid, Con Ribera Sí” o “Bebe, Brinda, Ríe”, mostrando así su respaldo y solidaridad a un compañero de viaje fundamental para Ribera del Duero como lo son nuestros bares y restaurantes.