Tras el desconfinamiento y la reapertura paulatina de los locales de ocio y restauración en España, Mahou San Miguel está atravesando un verano “atípico” con ventas muy alejadas de las cifras alcanzadas en los meses estivales de años anteriores. La evolución de la pandemia llena de incertidumbre el futuro a medio plazo y la compañía espera caídas drásticas, tal como ha indicado, Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou San Miguel, esta mañana durante una reunión con los medios de comunicación en la que también ha dado cuenta de los resultados de la cervecera en 2019.

En el canal hostelería, Mahou San Miguel ha registrado una caída de sus ventas del 37% de enero a agosto, como resultado de la crisis de emergencia sanitaria, del cierre de los establecimientos hosteleros durante casi tres meses y de la reapertura progresiva de este sector. Un dato muy negativo que no ha sido posible compensar con la mejora experimentada en el canal de alimentación (+10%) y que ha llevado a que las ventas totales de la cervecera en los primeros ocho meses del año hayan descendido más de un 10%. Debido a ello, unido al esfuerzo que ha realizado para proteger el empleo de sus trabajadores y para apoyar a la hostelería, la compañía estima un resultado neto negativo para este año.

Alberto Rodríguez-Toquero:“Sacrificamos nuestro beneficio para seguir reforzando nuestro compromiso con la sociedad, porque es ahora, más que nunca, cuando nuestro país necesita empresas que contribuyan a la reactivación de su economía, a preservar el empleo y al bienestar social. Si hemos podido afrontar los retos de esta crisis ha sido gracias a la solidez de nuestro negocio y a los buenos resultados obtenidos en 2019"

En esta coyuntura, el director general de Mahou San Miguel atisba “un año muy complejo para nuestra compañía. La Alberto recuperación será paulatina y llevará tiempo, pero esta crisis también nos brinda la oportunidad de reinventarnos para proteger nuestro negocio y responder con agilidad y flexibilidad a lo que la sociedad espera de nosotros”. A esto ha añadido que “es prioritario preservar el empleo y la actividad hostelera, así como acelerar la vuelta a la normalidad del comercio y los establecimientos de Alimentación. Todos son claves en la recuperación económica del país”.

 

Mahou San Miguel, que no ha realizado ningún ERTE en su plantilla, ha tenido que reenfocar su plan de negocio a corto y medio plazo. La cervecera cuenta con un Plan Global de apoyo a la hostelería que arrancó con la aportación extraordinaria de cerveza y agua para los establecimientos que supone para ellos una facturación estimada de más de 75 millones de euros y que se completa con iniciativas dirigidas a apoyar financieramente, de forma personalizada, a los hosteleros, a generar tráfico responsable a sus negocios o a promover la digitalización del sector, entre otras.

Los buenos resultados de 2019, claves para afrontar los retos 

Los buenos resultados registrados por Mahou San Miguel en 2019 han servido para afrontar los importantes retos a los que ha tenido que enfrentarse la compañía ante la crisis generada por la Covid-19, que ha afectado notablemente a su negocio, pudiendo proteger el empleo y apoyar a la hostelería.

La compañía alcanzó un beneficio antes de impuestos de 192,2 millones de euros, un 12,8% más que en 2018; su cifra de negocio se incrementó un 7,8%, hasta un total de 1.400,4 millones de euros y su EBITDA aumentó un 13,5% hasta 295,5 millones de euros. Además, logró un volumen de ventas de 19,3 millones de hectólitros, un 5% más que el año anterior, de los que 14,5 correspondieron a cerveza y 4,8 a agua mineral, de sabores y funcionales.

En 2019 su cifra de negocio se incrementó un 7,8%, hasta los 1.400,4 millones de euros y su EBITDA aumentó un 13,5% hasta 295,5 millones de euros

La compañía cerró 2019 con 3.529 profesionales (un 11% más) repartidos en sus 11 centros de elaboración de cerveza, sus cuatro manantiales y plantas de envasado de agua, su sede corporativa y sus 16 delegaciones comerciales ubicadas en 11 Comunidades Autónomas. El 4% de las incorporaciones correspondieron a menores de 30 años.

Por su parte, las inversiones ascendieron a 110 millones,de euros, sobre todo para hacer más competitivas las instalaciones productivas, mientras que la empresa dedicó 31,5 millones de euros a innovación, un 19% más que el año anterior.  Precisamente, el pasado año, el 6,7% de la venta neta de Mahou San Miguel provino de la innovación. En esta línea, continuó en el desarrollo de la categoría de cerveza en España con nuevos lanzamientos al mercado: Mahou Cinco Estrellas Session IPA, Alhambra Baltic Porter, Alhambra Especial Radler, Alhambra Barrica de Ron Granadino, Magna de San Miguel, Raw Tzatziki y Raw Carrot de Nómada Brewing y el relanzamiento de La Mezquita. En 2020 también tiene previsto llevar a cabo el lanzamiento de 'La Prohibida', una "cider" con la que entra en este nuevo mercado para Mahou San Miguel. 

Además, incrementó su participación en las cerveceras craft norteamericanas Founders Brewing y Avery Brewing, hasta un 90% y un 70%, respectivamente, y complementó su portafolio gracias a la firma del acuerdo con AB InBev para la comercialización en España de sus principales marcas a partir de 2020 y a la incorporación de la cerveza Premium Brutus. También ha llevado a cabo proyectos de distribución propia en Madrid y Galicia.

Centrados en el concepto de familia

Mahou San Miguel ha unido, por primera vez en su historia, a sus cuatro marcas icónicas -Mahou, San Miguel, Alhambra y Solán de Cabras- en la campaña “Somos Familia”, centrándose en el concepto de familia que se extiende más allá de sus profesionales a todos los que hacen posible que los consumidores disfruten de sus productos. Su último hito, lanzado en agosto en canales digitales, promueve la socialización responsable, más importante que nunca ante la situación de rebrotes que estamos viviendo actualmente.       

Mahou San Miguel también mantiene un papel activo en la sociedad que se ha intensificado en los últimos meses para contribuir a paliar el impacto de esta crisis sanitaria en los colectivos más vulnerables. En este sentido, ha aportado más de 380.000 litros de agua y cerveza 0,0 a hospitales y entidades sociales y ha facilitado material de protección para el personal sanitario. Su Fundación, además, ha donado 300.000 euros a Cruz Roja para atender a familias en riesgo y puso en marcha una campaña interna de microdonaciones que se tradujo en la entrega de más de 30.000 mascarillas a la red hospitalaria.

Alberto Rodríguez-Toquero: "Nos enfrentamos a nuevos retos sociales y a un fuerte impacto económico, más acusado en determinados colectivos y sectores, que queremos contribuir a paliar. Llevamos más de 130 años aportando valor a consumidores, clientes, distribuidores y a la sociedad y, ahora más que nunca, lo seguiremos haciendo”

En este contexto, la compañía sigue mirando hacia delante con la vista puesta en el largo plazo y en la Sostenibilidad como pilar para el desarrollo de su negocio. En este ejercicio, pondrá fin a su Plan a tres años “Somos 2020” y dará un paso más en su estrategia para integrar el beneficio económico con el social y el medioambiental, convirtiéndose en un motor transformador a través de su contribución en tres ejes clave. El primero, el impulso del progreso social y económico mediante la protección del empleo de sus profesionales y del resto de actores de la cadena de valor. El segundo, la protección del medioambiente con especial foco en la circularidad de envases y materiales. Y la tercera, la promoción de un estilo de vida más saludable, sostenible y feliz. 

 “La coyuntura actual ha provocado una mayor sensibilidad del consumidor a un concepto integral de sostenibilidad. Nos enfrentamos a nuevos retos sociales y a un fuerte impacto económico, más acusado en determinados colectivos y sectores, que queremos contribuir a paliar. Llevamos más de 130 años aportando valor a consumidores, clientes, distribuidores y a la sociedad y, ahora más que nunca, lo seguiremos haciendo”, ha asegurado Alberto Rodríguez-Toquero.

En 2020, Mahou San Miguel ha dado pasos importantes como la producción de los primeros envases y agrupaciones libres de plástico para 12 marcas de sus principales gamas de cerveza, Mahou, San Miguel y Alhambra. Así, ha eliminado tanto las anillas como, de forma diferencial en el sector, los retráctiles plásticos que envuelven sus productos, sustituyéndolos por alternativas fabricadas en cartón biodegradable. Esta iniciativa supone un ahorro de 90.000 kg de plástico al año, cifra que se incrementará progresivamente, ya que la compañía sumará cada vez más marcas a este proceso.