La cerveza comercializada fuera de España aumentó un 25% en 2012 y alcanza ya un crecimiento del 81% desde el año 2009. Por su parte, el consumo per cápita de cerveza dentro del país registró un descenso del 1,5%. La hostelería, principal canal de consumo de esta bebida, experimentó una reducción de las ocasiones de consumo del 4,5%. Son datos del Informe Socioeconómico del sector de la cerveza en 2012, presentados ayer en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Magrama, por Isabel Tejerina, secretaria general de Agricultura y Alimentación, y Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España.

El incremento de las exportaciones en un porcentaje marcadamente superior al del año anterior (25% en 2012 frente al 9% en 2011) "confirma el dinamismo del sector y su apuesta por la internacionalización, al tiempo que supone un reconocimiento de la calidad de las cervezas elaboradas por las compañías cerveceras de nuestro país. Presente ya en más de 100 países de los cinco continentes, la cerveza española tiene en Guinea Ecuatorial, Portugal y Australia sus principales destinos", tal como señaló Jacobo Olalla.

En España, el consumo de cerveza fue de 47,5 litros per cápita (1,5% menos), una caída más pronunciada que la de 2011. Ni siquiera circunstancias favorables al consumo de cerveza, como la Eurocopa de fútbol y el aumento del turismo extranjero, contribuyeron a reactivarlo. Esta tendencia a la baja se manifiesta en mayor medida en los establecimientos hosteleros, donde las ocasiones de consumo se redujeron un 4,5% frente al incremento del 3,5% en el hogar. Bares y restaurantes, que se mantienen como el lugar preferido de los españoles para disfrutar de la cerveza, acumulan un descenso del consumo del 21% en los últimos seis años. Un indicativo de la realidad del sector hostelero, cuya facturación sufrió en 2012 la peor caída (6,2%) de los últimos cinco años, según la Federación Española de Hostelería (Fehr). En sintonía con lo anterior, en 2012 las ventas del sector cervecero a la hostelería se redujeron en un 3,6% frente al mantenimiento que tuvo lugar en 2011. ”La caída continuada de las ventas a bares y restaurantes perjudica gravemente al sector no sólo porque la cerveza suponga el 25% de su facturación, sino también porque unidos representan un estilo de vida y una cultura que nos diferencia del resto de países”, ha declarado Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España.

El consumo de cerveza representa aproximadamente la mitad de la recaudación del Estado a través de los impuestos que gravan a las bebidas alcohólicas. Del total de 4.500 millones de euros recaudados, 1.900 corresponden al IVA, en su mayor parte generados gracias al consumo en hostelería. La cerveza es la primera bebida con contenido alcohólico generadora de empleo al mantener más de 221.000 puestos de trabajo, de los que un 84% se encuentra en los casi 223.000 bares del país. También se benefician los sectores abastecedores, especialmente el agrícola, donde la cerveza contribuye a crear 20.700 empleos indirectos. Habida cuenta de que la facturación del sector hostelero depende en un 25% de las ventas de cerveza, Jacobo Olalla destacó la importancia de tomar en consideración las repercusiones de un eventual incremento del impuesto especial. Según PwC, una subida del 10% implicaría una reducción del consumo de cerveza en este canal de 16 millones de litros y 9 en el hogar. Esta caída podría arrastrar al empleo, con una desaparición de 1.700 puestos de trabajo, y a la recaudación, que experimentaría un recorte superior a 7 millones de euros sólo en el primer año. “Por ello, el sector valora la intención del Gobierno de no variar los impuestos que gravan las bebidas más consumidas en bares y restaurantes, así como el mantenimiento del tipo reducido del IVA para la hostelería”, ha apuntado Olalla.

Por otra parte, en 2012 el sector cervecero recuperó más del 75% del peso total de los envases vendidos, ya fuese por reutilización o reciclaje. De los envases de vidrio, los más utilizados en la comercialización de cerveza, se recicla el 60% de los no reutilizables. Un porcentaje que se eleva al 80% en el caso de los envases de metal y el 70% en otro tipo de materiales. El compromiso con el medioambiente de las cerveceras se ha extendido también a las relaciones con proveedores a través de cláusulas de responsabilidad social en los contratos de materias primas y planes de reducción de emisión de C02 en su transporte. Gracias a iniciativas como esta, buena parte de los centros de producción asociados a Cerveceros de España han sido reconocidos con diferentes certificaciones en el plano medioambiental como EMAS o ISO14001.

Tal como destacó García Tejerina en la presentación de los resultados, para la elaboración de cerveza se emplea la práctica totalidad de la cebada y el lúpulo cultivados en España, razón por la cual el sector cervecero colabora en el desarrollo de nuevas variedades de malta cervecera y contribuye al mantenimiento del lúpulo en 35 localidades (31 sólo en Castilla y León). El aumento de las exportaciones de malta, cerca de un 2% en 2012, y la sexta posición de España en los países europeos productores de lúpulo dan buena muestra del dinamismo de estos sectores.