La empresa de fidelización internacional tcc, en colaboración con Nutrifresh, marca especializada en salud y bienestar, ha llevado a cabo una encuesta en la que se refleja que la mayoría de los compradores opinan que las marcas y los minoristas deben mostrar una mayor participación a la hora de reducir los desperdicios.

Este estudio, en el que participaron encuestados de Alemania, Francia, Rusia, China e Italia, es otra prueba más de que, a pesar de las consecuencias continuadas de la Covid-19, la sostenibilidad es todavía un problema que los consumidores de todo el mundo consideran importante. Resaltando aun más el enfoque empresarial para abordar el tema del desperdicio alimentario, el 87% de los compradores afirmaron que recibirían de buen agrado ideas y productos proporcionados por minoristas y marcas para ayudarles a utilizar los restos de comida de manera más efectiva. En este contexto, Nutrifresh promociona tres gamas de productos diferentes para preparar, almacenar y portar alimentos

El 61% de los consumidores se sienten sin medios ante la lucha contra el cambio climático

El 61% opina que, personalmente, se siente sin medios ante la lucha contra el cambio climático, lo que indica claramente que las empresas pueden participar de manera más activa para ayudarles a realizar aquellos cambios que estos compradores desean presenciar. El 90% de los encuestados afirma creer en que los supermercados pueden ayudar a los consumidores a elegir de forma sostenible en su vida cotidiana, mientras que el 89% afirma que, del mismo modo, también lo pueden hacer las marcas. 


El 78% profundiza más y afirma escoger productos ecológicos cuando acude al supermercado más cercano. El estudio muestra que, tanto con respecto a los minoristas como a las marcas, los clientes recibirían con agrado el lanzamiento de nuevos productos que tuviesen la sostenibilidad como principio fundamental. 


Existe una mayoría de compradores que cree que tales minoristas hacen todo lo posible para crear estilos de vida más sostenibles. Las tres cuartas partes de los encuestados indicaron creer las afirmaciones de los supermercados con respecto a sus intentos de ser más ecológicos. Claramente, los compradores valoran y reconocen el papel que estas empresas pueden desempeñar en la lucha contra el cambio climático.

Nicolas Garrelly: “Este estudio muestra que a los compradores de todo el mundo les apasiona la sostenibilidad”

Nicolas Garrelly, gerente de sostenibilidad de tcc, explica: “Este estudio muestra que a los compradores de todo el mundo les apasiona la sostenibilidad y que quieren tomar más medidas en su vida cotidiana que les ayuden a reducir los desperdicios alimentarios. Las tiendas de alimentación en particular tienen un papel importante que desempeñar para ayudar a estos compradores”.

Los minoristas pueden aprovechar esta poderosa inclinación mediante sus tarjetas de fidelización. Los compradores tienen en alta estima aquellos premios que cambien sus vidas de algún modo significativo, por ejemplo, con productos que les permitan elecciones más ecológicas o vidas más sanas. Esto fomentaría el desarrollo de productos con principios de sostenibilidad y finalidad.

“Si los minoristas pueden demostrar su compromiso para ayudar a sus clientes con las causas importantes, pueden crear una fidelización duradera a la vez que divulgar el bienestar social”, afirma Garrelly.

Diferencias regionales

Al observar los resultados, mercado por mercado, nos percatamos de algunas diferencias interesantes. Los compradores chinos son los que ponen mayor confianza en que las empresas intenten llevar a cabo cambios ecológicos: el 91% cree las afirmaciones de los supermercados. Los compradores franceses son los más escépticos. De manera preocupante, una tercera parte no cree las afirmaciones de los supermercados que aseguran que utilizan cada vez más productos ecológicos. Claramente, se necesita trabajar más arduamente para ganarse la confianza de este mercado.

La mayoría de los compradores mundiales (78%) escogen productos en base a sus méritos sostenibles

La mayoría de los compradores mundiales (78%) escogen productos en base a sus méritos sostenibles, aunque los compradores chinos son los que lo hacen en mayor número, ya que el 91% de estos compradores, escogen artículos en base a si son ecológicos. En cambio, es menos probable que los compradores alemanes tengan en cuenta factores medioambientales a la hora de tomar decisiones de compra: el 28% afirma que no tiene en cuenta la sostenibilidad.

La incógnita de si las marcas y los minoristas están haciendo lo suficiente para combatir los desperdicios alimentarios ha provocado algunas diferencias regionales. En China, el
 63% de los compradores cree que tanto las marcas como los minoritas están haciendo lo suficiente, lo que transmite una buena imagen de los fabricantes y de los minoristas del mercado. Sin embargo, en el resto de los países evaluados por tcc, la mayoría de los compradores muestran descontento con los esfuerzos para abordar el problema. El país más descontento es Rusia, en el que dos tercios de los encuestados (69%) no cree que estas empresas estén haciendo lo suficiente.

La sostenibilidad sigue siendo un tema importante para los consumidores globales. Los compradores han mostrado que recurren a las empresas en las que compran para que estas guíen el abordaje de problemas medioambientales y para que ayuden a los compradores a adoptar estilos de vida en los que se reduzcan los desperdicios. Los clientes seguirán siendo fieles a aquellas marcas que ajusten sus valores a los valores que estos consideran importantes.