Un informe publicado por Iberinform recoge que el comercio especializado en productos de cosmética vive un momento dulce. Los últimos datos del sector apuntan a que el consumo de perfumes y cosméticos mueve más de 6.800 millones de euros en España. De acuerdo con los datos de Insight View, tras un duro ajuste que supuso el inicio de la crisis y su impacto sobre los hábitos de consumo, desde 2016 la facturación media de este tipo de retail no ha dejado de crecer. El incremento acumulado en solo dos ejercicios supone casi un 33%y aún queda recorrido para recuperar los casi 3,0 millones de euros de 2008.

La proliferación de cadenas, la aparición del fenómeno de las marcas blancas y la eclosión de todo tipo de franquicias; ha supuesto la transformación de la antigua droguería. Se trata de un nicho de actividad económica claramente en crecimiento, como apunta el hecho de que el 57% de las empresas del sector no existía antes de la crisis. Sin embargo, la distribución por tamaños empresariales muestra una gran automatización: el 80% del sector está compuesto por microempresas y apenas el 1% alcanza el tamaño de una gran empresa.

Estas empresas compiten con otros canales de distribución como farmacias o peluquerías. Cataluña es la Comunidad Autónoma con más comercios de cosmética, un 20% del total, seguida de Madrid (17%) y Andalucía (17%), la Comunidad Valenciana (13%) y Canarias (6%).