Con el objetivo de eliminar las barreras que impiden el desarrollo del mercado único digital europeo, la Comisión Europea ha propuesto un paquete de reformas para las compras online.

Lejos queda ya la reforma de la normativa de consumo Europea, efectuada el 13 de junio de 2014 a través de la ley sobre los derechos de los consumidores. El principal objetivo de esta directiva era aprovechar el pleno potencial de la ventas online entre los Estados miembros, pero tras su puesta en funcionamiento el crecimiento del comercio electrónico se ha producido principalmente a escala nacional, mientras que el ecommerce transfronterizo entre los Estados miembros ha crecido de forma marginal. De hecho, de acuerdo a un informe de la Comisión Europea, el 42% de las ventas de servicios online en la UE tiene lugar a nivel doméstico.

Por esa razón la Comisión Europea presentó el pasado 9 de diciembre una propuesta de directiva sobre determinados aspectos relativos a los contratos para las ventas de productos online y una propuesta de directiva sobre determinados aspectos relativos a la venta de contenidos digitales.

El objetivo de este paquete de reformas es eliminar las barreras normativas existentes entre los 28 Estados miembros que impiden la creación del mercado único digital. Ello supondría, conforme a los datos de la Comisión Europea, la generación de 4 mil millones de euros anuales y la creación de miles de empleos.

"Esperamos que las propuestas de la Comisión faciliten las ventas transfronterizas y supongan un fortalecimiento del mercado único del comercio electrónico, aunque faltará ver cuál será la extensión de las reformas propuestas y cómo serán acogidas", afirma Rafael Gómez-Lus, experto legal de Trusted Shop España.