Ante los últimos datos de 2014 del Índice del Comercio Minorista publicados por el INE que reflejan por primera vez en seis años un crecimiento de las ventas, las dos patronales de supermercados españolas, Aces y Asedas, han expresado su satisfacción, aunque con prudencia, ante unas cifras que podrían comenzar a mostrar el esperado cambio de tendencia para el sector. El comercio registró en 2014 un crecimiento del 1,1% (a precios constantes), rompiendo la tendencia negativa que encadenaba desde 2008.

Aurelio del Pino, presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados, Aces ha indicado al respecto que los datos "confirman las previsiones que avanzamos en el pasado mes de octubre, cuando afirmamos que confiábamos en que la campaña de Navidad de 2014 sería un punto de inflexión para la recuperación económica". Del Pino ha resaltado que el consumo alimentario en el mes de diciembre de 2014 ha crecido en términos reales casi un 4% respecto al mismo mes del año anterior señalando que "este es sin duda un buen dato, aunque como siempre hay que tomarlo con prudencia, ya que los datos de ventas en diciembre de 2013 fueron muy negativos".

Mantenimiento del IVA y bajada del IRPF, claves

"En lo que sí somos optimistas es en la recuperación de una cierta confianza en el consumidor que sí se ha notado algo en las compras navideñas. No obstante la recuperación del sector empezará a verse de manera más clara a medida que se vayan mejorando los datos de empleo y la creación de nuevas unidades familiares", ha indicado el presidente de Aces.

Aurelio del Pino ha insistido en que "como ya señalamos en su momento la recuperación del consumo no sólo es una consecuencia de la mejora económica, sino que es al mismo tiempo condición de la misma. Las ventas en el comercio no sólo contribuyen a la generación de empleos y riqueza en nuestro sector sino que arrastran a toda la cadena productiva agraria e industrial. Por este motivo, hemos mostrado siempre nuestro rechazo a medidas que pudieran afectar a la capacidad de gasto de los hogares, como la subida del IVA y hemos acogido favorablemente la bajada en el IRPF". "Hay que favorecer por este motivo cualquier medida que suponga un apoyo a la actividad de las empresas comerciales y que amplíe las posibilidades del consumidor", concluyó del Pino.

Respuesta coordinada del sector

Desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, Asedas, mientras tanto, se señala que este crecimiento en las ventas ha tenido su reflejo en el empleo, permitiendo que crezca moderadamente; destacando también que "aunque son muchos los factores que han contribuido a que esto sea así hay, a nuestro entender, dos que son claves para la alimentación: Haber mantenido el IVA en la reforma fiscal es una de ellas. Una subida habría sido desastrosa para las ventas en alimentación, tal y como se vivió en 2012".

Esta patronal de supermercados destaca la respuesta coordinada de toda la cadena agroalimentaria ante retos como el veto ruso a los productos de alimentación españoles "que ha logrado minimizar los efectos negativos y ha ayudado a devolver la confianza a los consumidores". Según Asedas, "el esfuerzo del conjunto del sector, en nuestro caso de los supermercados, ha sido clave para afrontar las dificultades del entorno y que la confianza del consumidor haya avanzado lentamente".

Asedas resalta, por último, el significativo crecimiento del pequeño comercio y del comercio de proximidad indicando que algunas CC.AA. costeras y turísticas (Baleares, Cantabria, Cataluña, Canarias y Valencia) han destacado por su crecimiento "con independencia de cuál sea su modelo de regulación comercial. Mientras que, Castilla y León, Aragón, Asturias y Madrid no han podido subirse a ese tren".