Alcampo y MSC han inaugurado la campaña "#miMarsuMar, a la pesca de futuras generaciones", que pondrá en valor la pesca sostenible en todos los hipermercados de la cadena. Esta campaña que comenzó el pasado 7 de marzo y finalizará el día 20 de este mismo mes tiene como misión concienciar al consumidor sobre la importancia de consumir pescado de forma responsable. Como parte de la solución, se pretende acercar a los clientes el compromiso de Alcampo con la pesca sostenible y el valor que aportan los productos con el certificado MSC a la salud de los océanos.

Para lograr esta concienciación, la campaña #miMarsuMar acerca el consumidor de pescado a la realidad del pescador, a través de historias de sostenibilidad donde los consumidores podrán entender la necesidad de cuidar los océanos desde un enfoque ambiental y también social y económico.

Respecto a las conservas de atún y bonito marca propia, Alcampo trabaja en asegurar la sostenibilidad de la especie; además ha introducido en los etiquetados información relativa a la zona de captura, arte de pesca y nombre científico de la especie envasada

La campaña cuenta con promotores en las tiendas Alcampo, cartelería y materiales de comunicación en el punto de venta y redes sociales bajo el hashtag #miMarsuMar. Asimismo, Alcampo y MSC realizarán talleres educativos en su Club Rik&Rok, para niñas y niños de 4 a 10 años, donde los más pequeños podrán aprender algo más sobre la importancia de cuidar los mares. Esta campaña coincide con la ampliación del surtido de productos con el certificado MSC disponibles en Alcampo, pudiendo encontrar en la actualidad una veintena tanto en productos frescos (bacalao y merluza) como congelados, semiconservas y conservas, incorporando recientemente un bonito de marca propia certificado.

Alcampo introdujo los productos con ecoetiqueta MSC en 2012, fiel a su política de pesca sostenible, en la que recoge su compromiso con la sostenibilidad de los mares. Algunos de estos compromisos son retirar de la venta especies en peligro de extinción para promover su recuperación, aumentar la talla mínima exigida por la reglamentación europea de algunas especies como lenguado, rodaballo, lubina y dorada salvaje, y apoyar a los proveedores locales.

Precisamente respecto a las conservas de atún y bonito marca propia, Alcampo trabaja en asegurar la sostenibilidad de la especie; además ha introducido en los etiquetados información relativa a la zona de captura, arte de pesca y nombre científico de la especie envasada. Yolanda Fernández, directora de RSC de Alcampo, señala: "El 29% de las poblaciones de peces mundiales están sobreexplotadas, esto puede comprometer el acceso de las generaciones futuras a este alimento tan valioso. Sin embargo, en los últimos años ha mejorado la situación de algunas especies pesqueras, gracias entre otros, a la puesta en marcha de acciones como las que estamos desarrollando en Alcampo, a través de nuestra política de pesca sostenible."