El 100% del surtido de carne de Aldi es de origen nacional. De este modo, la compañía mantiene su compromiso con el producto de proximidad y garantiza que todos sus productos cárnicos proceden de animales criados en España. Además, todo el vacuno ecológico y el 75% del total de la oferta cárnica de Aldi cuenta con la certificación Welfair de bienestar animal que garantiza que se cumplen buenas prácticas sostenibles y respetuosas. El objetivo de la cadena de supermercados es poder ampliar la certificación a la totalidad de su surtido a finales del año próximo.

Aldi, además, ofrece en su surtido preparados cárnicos, como hamburguesas y carne picada, con uno de los mayores porcentajes en carne del mercado, cerca del 90% y en algunos casos superior, según el producto. Así, la compañía asegura el mejor sabor para sus productos y garantiza que se cumplan los más altos estándares de calidad, con precios muy económicos.

La cadena de supermercados ha incrementado durante el último año el número de ofertas disponibles en la categoría de productos cárnicos y ha lanzado nuevos formatos de mayor tamaño, que ofrecen un mejor precio para el cliente.

Mejoras en los envases

La compañía también ha modificado los envases de sus productos. Se trata del llamado Flat Skin, un film fácilmente separable que se coloca encima de la carne para cubrir el producto y que normalmente se sostiene en una bandeja de cartón. Con este nuevo envase, que ya se utiliza en cerca de diez referencias, en las premium, como el solomillo de vacuno, el entrecot y el chuletón, y en todos los artículos de cerdo ibérico y gran parte de los ecológicos; permite reducir en un 75% el uso del plástico en los envases (respecto el envasado con PET y atmósfera modificada).

Aldi ya está trabajando para poder implementar este nuevo packaging en todos los productos en los que su formato lo permita, el objetivo para el año que viene es duplicar el número de artículos. En las próximas semanas la compañía también lanzará un nuevo envase sostenible de cartón para las hamburguesas que permite reducir el plástico en un 85%.