Las organizaciones empresariales ACES, AECOC, ANGED, ASEDAS y FIAB, que integran a la industria y la distribución de productos de alimentación, cuidado personal y del hogar, han trasladado formalmente  al Ministerio de Sanidad y a las Consejerías Autonómicas de Salud la voluntad de las empresas  a las que representan de colaborar con las autoridades sanitarias en el proceso de vacunación contra la Covid-19 en el conjunto del estado.

En una carta firmada por los presidentes y directores generales de las asociaciones, el sector pone al servicio de las administraciones los recursos humanos y técnicos de sus compañías para  tratar de contribuir a que el proceso de vacunación pueda llevarse a cabo en nuestro país de la forma más eficaz y ágil posible, con las garantías de seguridad clínica necesarias y con el objetivo de contribuir a la descongestión del sistema público de salud.

Las asociaciones empresariales ACES, AECOC, ANGED, ASEDAS y FIAB, que integran a la industria y la distribución de las empresas de alimentación y de productos básicos de higiene y del hogar,  han trasladado al Ministerio de Sanidad y a las Consejerías Autonómicas de salud  la voluntad de las empresas  a las que integran  de colaborar con sus medios humanos y técnicos  en la vacunación 

En la carta, las asociaciones resaltan la necesidad de responder de forma rápida una vez se garantice el suministro de vacunas y consideran que las empresas del gran consumo  pueden ser un colaborador estratégico para la administración asumiendo, voluntariamente,   la administración de la vacuna a sus trabajadores, siempre desde el estricto cumplimiento del plan de vacunación que marquen las autoridades sanitarias.

En este sentido, las empresas desean resaltar su experiencia previa en planes de  vacunación masiva que buena parte de ellas realizan anualmente a sus plantillas tanto  a través de sus servicios de prevención o enfermería como de sus  mutuas de salud.

Las asociaciones del gran consumo consideran que la importancia de ganar tiempo en el  proceso de vacunación contra la Covid-19 exige fortalecer los procesos de colaboración público-privada y, por ello,  ofrecen sus recursos con el objetivo de liberar de presión asistencial a los Servicios Públicos de Salud de las Comunidades Autónomas, agilizar el proceso de vacunación y sumar esfuerzos para garantizar la salud del mayor número de personas y acelerar  la recuperación social y económica del país.  
 
Desean también destacar que los empleados de la cadena alimentaria y de bienes de primera necesidad son lo sector esencial, tal y como ha quedado demostrado durante los momentos más duros de la pandemia, que no se puede parar y en los que, en la mayoría de posiciones no se puede teletrabajar por lo que sería conveniente no demorar en el tiempo el proceso de vacunación de sus profesionales.