Caprabo ha incorporado cuatro supermercados de nueva generación en su red de tiendas, implantando su modelo renovado en tiendas de Sant Just, Sant Boi y Sant Cugat del Vallés, en la provincia de Barcelona, y Calafel, en Tarragona, adaptándose así a los cambios del entorno competitivo y adecuando su oferta a las nuevas necesidades del consumidor.

Son supermercados mejor adaptados a las tendencias del mercado para satisfacer un consumidor más heterogéneo. Para Caprabo, la transformación de sus supermercados supone "una gran oportunidad para recuperar y renovar los valores tradicionales del comercio de proximidad basado en la especialización de las secciones de frescos; un amplio surtido de productos que abarca desde las referencias de marca propia hasta las grandes marcas; que incorpora un amplio abanico de productos de proximidad; que cuida la calidad de la atención al cliente; que aporta servicios de valor añadido; y todo ello, buscando la excelencia de la experiencia de compra", aseguran desde la enseña.

En el primer semestre de 2018, Caprabo ya ha transformado tiendas en Barcelona ciudad y también en poblaciones de la provincia, como Sant Pere de Ribes, Sant Joan Despí, Sant Cugat del Vallés y El Prat de Llobregat.