Carrefour comienza a medir la temperatura a sus colaboradores en sus centros antes del inicio de la jornada, como una nueva medida de seguridad y salud. Para ello, utiliza termómetros infrarrojos, una iniciativa se suma a las que ya aplica dentro de su plan de medidas de protección y que tiene como objetivo fomentar la seguridad de sus empleados y crear centros de compra seguros.

Carrefour comprometida con la seguridad y la salud desde el inicio de la crisis, aplica un amplio plan de medidas preventivas para empleados y clientes. Por ello, además de la utilización de termómetros mencionada, realiza controles de aforo; establece distancias mínimas de seguridad; ha proporcionado a sus empleados mascarillas, geles y pantallas faciales; abre las cajas de manera alterna; ha instalado 6.000 mamparas en su línea de cajas y promueve el pago contactless y el papel cero a través de su app. 

En cuanto a las medidas de higiene y desinfección que aplica en sus tiendas ha movilizado a 900 técnicos de limpieza para asegurar la desinfección de cestas, carros e instalaciones, impulsa el lavado frecuente de manos, ha distribuido geles y guantes para clientes desde el inicio y practica el contacto cero en las entregas a domicilio entre otras.