El Corte Inglés ha firmado un acuerdo con la unanimidad de los sindicatos (CCOO, Fasga, Fetico y UGT) para poner en marcha un plan de reorganización de la plantilla que podría afectar a un máximo de 3.292 empleados con carácter voluntario. Los empleados que se adhieran al plan recibirán una indemnización de 33 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades, más una prima de compensación que se fija por tramos de antigüedad.

De este modo, los trabajadores que se adscriban de forma voluntaria al plan y lleven más de 15 años en la empresa percibirán un pago equivalente al 20% del salario bruto; quienes cuenten con una antigüedad de entre 10 y 15 años recibirán un pago del 10% del salario bruto anual, y a aquellos que lleven en la empresa entre 5 y 10 años, se les abonará un pago del 5% del salario bruto.

La empresa ha reducido también el número de afectados en un 15% en caso de que el total de bajas establecido no se cubra con voluntarios. Esto supondría reducir el proceso de extinción en unas 500 personas.

El Corte Inglés se ha comprometido a contratar a dos empresas de prestigio (LHH y Manpower) para que ayuden a los trabajadores salientes a encontrar un nuevo empleo en función de su perfil e intereses profesionales.

El plan está abierto a todos los empleados de la compañía, a excepción de los mayores de 50 años que son los que, en principio, podrían encontrar más dificultades para recolocarse. También están excluidos los que tienen contrato eventual o de días sueltos.