En el plano internacional, tras su apuesta por Portugal, Covirán sigue atenta a las oportunidades que puedan surgir en mercados atractivos por lo que recientemente ha puesto las miras en territorio africano. El primer paso dado ha sido en Cabo Verde, un mercado que desde 2018 estaba siendo analizando y donde ahora se ha producido la primera apertura de un supermercado. Como siempre, la llegada de la cooperativa a este país se produce de la mano de un socio local

El primer establecimiento de Covirán en el continente africano ha abierto sus puertas en Espargos, la capital de la Isla de Sal (Cabo Verde). La apuesta de la empresa y de su socio Vilamonte es testar a través de este negocio las oportunidades que pueda ofrecer el mercado para posteriormente, iniciar un proceso de expansión más dilatado en el país, lo que significaría la ampliación de nuevas superficies comerciales por otras localidades e islas del archipiélago del país. Con esa motivación, actualmente se están realizando labores de prospección en otros países como Guinea Bissau, Angola o Mozambique.

El supermercado cuenta con 180 metros cuadrados, trabajando las secciones de panadería fabrica propria, frutas y verduras, congelados, charcutería y una bodega de excelencia.  Recibe el suministro de la mercancía desde la Plataforma de Sintra (Portugal), una nodriza con 10.000 metros cuadrados y más de 6.000 referencias, ofreciendo un aprovisionamiento ágil y eficiente.  Por vía marítima, las navieras que conectan con el Archipiélago Caboverdiano acercan el suministro una vez a la semana, proveyendo al socio de todo lo necesario para dar respuesta al cliente.

El socio, originario de Cabo Verde, ha apostado por este proyecto para ofrecer a la comunidad de Isla de Sal una red de tiendas Covirán que permita que este territorio se desarrolle y modernice de la mano de la cooperativa. A la par, su deseo es ofrecer a la población local productos con mayor diversidad y seguridad alimentaria, así como desarrollar secciones que actualmente no se exploran en la isla, como la fabricación del pan, o el corte de carnes frías, sección de congelados o potenciar las frutas y verduras frescas o la bodega.

La cooperativa cuenta ya con una sólida experiencia internacional en Portugal, país donde en 2019 ha abierto 16 nuevos supermercados y ha reformado 14 con una inversión de 3,5 millones de euros

La implantación de algunos proveedores portugueses en el país permite a Covirán generar sinergias que redundarán en la mejora del servicio y del precio al asociado y por tanto, a la rentabilidad de su negocio y la satisfacción del cliente. La previsible apertura de nuevos supermercados por parte de este socio y de otros que se podrían ir sumando al proyecto permitirá en el medio plazo una mejora en el aprovisionamiento de productos de alta rotación.

Patro Contreras, presidenta de Covirán, afirma que “una cooperativa como la nuestra ha de sentirse orgullosa de ser la primera en asentarse aquí, más si cabe con la complejidad logística. A pesar de las diferencias culturales y de las particularidades del mercado africano, sabemos que existe una oportunidad en Cabo Verde así como en otros países africanos, de ahí el paso dado de la mano de un socio local”.

Consolidando el mercado luso

A lo largo de 2019, Covirán ha seguido consolidando su proyecto internacional, centrándose en el mercado luso. En la primera mitad del año, entre aperturas y establecimientos renovados son 30 los proyectos acometidos por todo el país. Destacables son las aperturas de las segundas tiendas de varios socios, como Gomos & Pedaçoes en Arrabal-Leiria, o Rota Fresca en Castro Verde en el distrito de Beja.

En este mes de agosto otros socios como Cunha Machado y Biquimicos abrirán sendas tiendas en las localidades de Pevidem (Braga) y Aljustrel (Beja), dando continuidad al crecimiento de la enseña en el mercado portugués. De cara a la recta final del año en el país luso, la previsión es de 10 nuevas aperturas y 16 reformas centradas en la modernización del punto de venta.

El aumento de superficie comercial logrado en el país vecino este año ha sido de 4.800 metros cuadrados, generándose cerca de 100 nuevos puestos de trabajo a los 1.900 existentes en Portugal (a cierre de 2018 eran 15.653 los empleos generados por la cooperativa y sus socios en el mercado ibérico).