Covirán ha continuado con su actividad de gestión medioambiental en 2017, tanto en materia de eficiencia energética como concienciación para un mejor uso de los recursos por parte del colectivo. Para ello, ha impuesto nuevos modelos de gestión eficiente que incluyen sistemas refrigeración y climatización, la instalación de iluminación led adaptable a la luminosidad exterior y aprovechamiento de la luz solar que, en conjunto, han supuesto un ahorro del 6,2 % en emisiones de CO2, lo que significa que se han dejado de emitir a la atmósfera 48 Tm de CO2.

Para conseguir estos ratios de eficiencia, Covirán ha renovado su sede central ubicada en la granadina población de Atarfe, con mejoras en los edificios centrales, aislamiento y modificaciones en la toda la fachada. Durante el pasado ejercicio, la compañía ha renovado los equipos de aire por otros más eficientes, además de cambiar toda la iluminaria a led. Al mismo tiempo, gracias al diseño de espacios abiertos y zonas comunes se consigue aprovechar la luz natural.

En lo relativo al consumo de agua y su plan de reducción de consumo, la empresa ha aumentado en un 4% la reducción respecto a 2016, lográndose un 21% desde la adopción de medidas de ahorro con instalación de economizadores. El objetivo es, según indican desde Covirán, lograr el máximo de ahorro, un 33% frente a otros dispositivos.

Por otro lado, en estos últimos años Covirán ha puesto en marcha diferentes campañas de concienciación en torno a la importancia de realizar un consumo de agua responsable, reciclar en el puesto de trabajo y, en definitiva, incrementar la responsabilidad en materia energética. En esta línea de actuación, ha realizado formación en consumos responsables vinculada a la certificación Q Sostenible, que la empresa extiende al resto de sus instalaciones.

A lo largo de 2017 se han sustituido los equipos de climatización y de renovación de aire por unos más eficientes y actuales con sistema VRV de climatización sectorizada con clasificación energética A lo que supone una eficiencia en frío y en calor entre el 12% y 15% y en las instalaciones frigoríficas, se utilizan gases refrigerantes con bajo Potencial Calentamiento Atmosférico (PCA) reduciéndose la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera entre 60% y 85%. Esta tipología de gases reduce el consumo energético entre el 3% y 4% fomentando la consecución de objetivos a nivel de eficiencia energética.

Covirán ha ratificado por sexto año consecutivo su adhesión a los 10 Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas para la RSE articulados en derechos humanos, normas laborales, medio ambiente y lucha contra la corrupción. Dentro de estos principios, los números 7, 8 y 9 están directamente enfocados en el medio ambiente, en la práctica preventiva, en el fomento de las iniciativas y en el desarrollo de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.