Aral Digital.- Disbesa-Darnés, compañía dedicada a la distribución de bebidas y alimentación para el sector de la hostelería, ha invertido cerca de un millón de euros en la compra y adecuación de una nave industrial de 1.500 m2 en Mercabarna (Barcelona).

Esta nueva instalación, que cuenta con cámaras y zonas de preparación, todas ellas refrigeradas, así como diversos muelles de carga y descarga, permitirá ampliar la distribución de los productos de la marca Frufresc (fruta y verdura) en Catalunya. En total Disbesa-Darnés concentrará en esta nueva planta más de 600 productos frescos para su suministro a restauración, fruterías y tiendas especializadas.

Según ha señalado la compañía en un comunicado, después de seis años del lanzamiento de Frufresc, “la adquisición de estas instalaciones supone la consolidación de este proyecto para el grupo”. Desde Mercabarna, se suministrará diariamente a tres de sus plantas distribuidoras, “garantizando así que en menos de 24 horas la fruta y la verdura fresca pasen del campo al punto de venta o de consumo”.

Con este nuevo espacio Disbesa-Darnés pretende optimizar sus compras, con el objetivo de conseguir el máximo volumen de origen (directo del agricultor) y también la máxima competitividad para poder trasladarla a sus clientes. La compañía también se plantea la posibilidad de realizar manipulaciones en distintos formatos y pesos para aumentar la oferta al mercado en este sentido.