GfK prevé que el retail físico en España crezca en 2019 un 2,4% en relación al año anterior. En 2018 el incremento del volumen de negocio del sector distribución en nuestro país fue del 2%. Por otra parte, para este año en los 27 países de la UE (excluido el Reino Unido) se estima un aumento del 2%. Un incremento ligeramente por encima de la tasa de inflación y comparable con el crecimiento observado el pasado año, del 1,9%.

El estudio "El Retail Europeo en 2019" analiza diversos indicadores en los países europeos, para determinar la evolución y desarrollo del sector minorista en la región: poder adquisitivo, volumen de negocio generado en las tiendas, cuotas del consumo privado destinado al retail, tendencias en los precios al consumidor, así como la superficie y productividad del área de ventas. Como novedad este año se incluye un análisis del retail de bienes de consumo tecnológico y se analiza en profundidad la situación de Reino Unido.

La mayoría de los consumidores europeos están actualmente sometidos a distintas circunstancias, a veces, en direcciones opuestas. Por un lado, la incertidumbre sobre el Brexit, los conflictos comerciales y las menores perspectivas de crecimiento en las exportaciones a mercados como China, mientras que, por otro, mejora el mercado laboral, aumentan los salarios, al tiempo que el precio del petróleo se modera

El crecimiento en España, por encima de la UE-27

La estimación de crecimiento prevista para España se basa, entre otros aspectos, en el destacado incremento del salario mínimo (un 22% a comienzos de este año) que beneficiará tanto de manera directa, como indirecta aproximadamente a 2,5 millones de personas, según el Gobierno. Teniendo esto en cuenta y dado que la tasa de inflación esperada es del 1,2%, esto debería estimular un aumento de la facturación en términos reales para el comercio minorista.

Respecto a otros países, como en años anteriores, serán los del Este de Europa los que mejores niveles de crecimiento experimenten: Rumanía con un 7% y Lituania con un 5,9%.

Entre las economías más desarrolladas, destaca Francia con una estimación del 2,8%, principalmente por los estímulos fiscales que se pondrán en marcha este año y que se espera mejoren el estado de ánimo de los consumidores, tras el cambio en el sistema tributario que a priori hará que aumente el ahorro. Por el contrario, la previsión para Alemania es del 0,8% - la tercera más baja de la UE.

Un 3% más de poder adquisitivo

Una de las variables que afectan de forma directa a estas previsiones es el poder adquisitivo de la población. En el caso de España, el poder adquisitivo per cápita en 2018 fue de 14.324 euros, mientras que en el resto de los 27 países de la UE la media per cápita de poder de compra fue de 16.878 euros. Esto equivale en Europa a un incremento del 3% respecto al año anterior.

Uno de los objetivos de la UE desde su creación es la eliminación de la disparidad económica entre los distintos estados miembros. Parece que hoy más que nunca está cerca de cumplir este objetivo. Por ejemplo, los ciudadanos de Letonia y de la República Checa han aumentado de forma destacada su poder adquisitivo en el último año un 10,3% y un 9,3%, respectivamente. 

Sin embargo, todavía hay significativas diferencias entre los países y entre las regiones de un mismo estado. Ocurre en Polonia, que con un sustancial incremento de su poder de compra (7,7%), sin embargo, ha aumentado el “gap” entre las regiones más prósperas y las más pobres: entre sus 380 distritos, los habitantes de Przysuski (€ 4.295) tienen menos de un tercio del dinero disponible que los de Varsovia (€ 13.535).

Sumado al poder adquisitivo, otro aspecto que hay que analizar para conocer el estado de la distribución es el porcentaje de consumo privado destinado a las compras en el retail.

España baja un 1,5% el consumo privado

Cuanto más madura es la economía, menor es la porción del gasto familiar destinado a compras básicas como alimentación y más baja es la proporción del consumo privado destinado al retail. Teniendo esto en cuenta destaca que el mayor porcentaje de consumo privado lo realizan los países del Este, como Hungría (50,3%), Croacia (47,6%) o Bulgaria (43,5%).

En el caso de España, se reduce un 1,5% la porción de consumo privado y se sitúa en el 31,2%. Muy cerca de la cuota alcanzada por UE-27 durante 2018: 30,5%.

España mantiene la superficie de ventas en 1,13 metros cuadrados per cápita

La superficie de ventas per cápita indica el nivel de saturación de un determinado mercado. Esta cifra generalmente crece a medida que el mercado madura, para posteriormente estancarse una vez que alcanza su punto de saturación.

Si bien el área de ventas total de los países analizados aumentó en 2018, lo hizo en un nivel significativamente más bajo en comparación con años anteriores. El crecimiento de la superficie de ventas en la UE fue contrarrestado por el crecimiento de la población, lo que sitúa en 1,13 metros cuadrados el área de venta per cápita.

En España la superficie de ventas se mantiene sin variaciones y se sitúa de nuevo en 1,13 metros cuadrados, coincidencialmente, la misma de la UE.

Entre los tres primeros países en términos de superficie de ventas per cápita se encuentran Bélgica (1,66 m2), Países Bajos (1,60 m2) y Austria (1,62 m2).

Valores medios para España en productividad de la superficie de ventas

Incluso en la era del comercio minorista omnicanal en el cual los límites entre online y físico están cada vez más diluidos, la productividad del área de ventas (volumen de negocio bruto por m2 o espacio comercial), sigue siendo un punto de referencia importante para evaluar el rendimiento de las tiendas y comparar el estado del retail físico por países.

España continúa como el pasado año en valores medios de productividad del área de ventas, entre 4.000 y 4.500 euros por metro cuadrado. Y como ocurre con el poder adquisitivo y la superficie destinada a ventas, Europa muestra importantes diferentes entre países. 

De manera general, se observa una mayor productividad entre los países del Norte y Centro de Europa: Luxemburgo (aproximadamente 7.250€/m2), Noruega (cerca de 6.430€/m2) y Suiza (alrededor de 6.220€/m2). En el lado opuesto se encuentran los países del Este que se sitúan en valores más bajos, entre 2.500 euros/m2 a 3.000 euros/m2.

La tasa de inflación prevista en la UE-27 es del 1,6%

Finalmente, otro aspecto que afecta al retail físico es la inflación. Los precios en la UE siguen evolucionando de manera moderada. Mientras que en 2018 fue de un 1,9% - la más alta desde 2012 - sigue estando por debajo del 2,0%, una cifra considerada ideal para la economía de la zona.

La bajada de los precios de la electricidad a partir de finales de 2018 sugiere una nueva caída de la inflación en la UE. A esto se suman las continuas disputas económicas con los EE.UU. y el debilitamiento de la economía europea a principios de 2019. Por todo ello, se espera que la inflación en 2019 sea del 1,6% para la Unión Europea, lo que se traduce una vez más en una pequeña diferencia entre la cifra de ventas nominal y la cifra de ventas en términos reales para el retail europeo.

En el caso de España, se espera que la tasa de inflación para 2019 se sitúe en el 1,2 %.