Un 31% de las cadenas de franquicias son optimistas respecto a la evolución de sus negocios y prevén un mayor número de aperturas en el ejercicio 2014 frente a lo alcanzado en 2013. Un 69% espera alcanzar un número igual o menor de aperturas. Estos resultados se extrapolan del primer Índice de Confianza Empresarial en la Franquicia que se realiza en nuestro país por parte de la consultora especializada en franquicias Tormo Franchise Consulting y que refleja la recuperación de la confianza por parte de las empresas franquiciadoras en este sector y unas expectativas de desarrollo empresarial superiores a las obtenidas hasta la fecha.

Las empresas más jóvenes y de reciente creación son las más optimistas. El 37% espera crecer en número de unidades franquiciadas, una percepción que se sustenta en su mayor capacidad de adaptación a las condiciones del actual mercado. Si bien una gran parte de las empresas franquiciadoras manifiestan su optimismo frente a la facturación de 2014, existen importantes diferencias según el volumen de empresa al que nos refiramos. 

El 78% de las medianas empresas y el 47% de la pequeñas prevén incrementar en 2014 la facturación alcanzada en 2013, mientras las empresas de gran tamaño, con menor flexibilidad para modificar su estrategia u oferta comercial, son las más pesimistas respecto a la evolución de sus ventas. Un 4% de las redes prevén abrir hasta 50 unidades franquiciadas en 2014, y por el contrario, un 42% señala que no espera abrir ningún nuevo establecimiento. En el término medio se posicionan un 32% de empresas que prevén superar las 5 aperturas anuales y otro 9% que confía en inaugurar 25 unidades más.

El sector de la hostelería es el que se muestra más optimista respecto al incremento de facturación en 2014. Este hecho, es particularmente notorio entre las empresas de gran tamaño donde todos los ajustes ya han sido realizados y están viendo la evolución paulatina de sus unidades. El sector servicios es, sin embargo, aquel que espera lograr mayor número de aperturas en el próximo ejercicio. Este hecho se debe a su encuentro con la demanda al presentar rangos de inversión menores y ser más accesible para un amplio número de emprendedores y personas en búsqueda de autoempleo. 

Las comunidades de Madrid y Cataluña son la regiones que han manifestado mejores previsiones para el futuro próximo, tanto en previsión de nuevas aperturas como de facturación. En el extremo opuesto se ubican Navarra, Murcia, Castilla-La Mancha, los archipiélagos de Baleares y Canarias, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.