En su compromiso por la sostenibilidad de la pesca, Eroski ha incorporado la certificación sostenible "MSC" a su gama comercial de pescado y marisco congelado. Con el lanzamiento de merluza congelada, la cooperativa suma ya 11 referencias de pescado y marisco congelado con el sello azul que comercializa en toda su red comercial.

Desde Eroski prevén que la comercialización de pescado certificado "MSC" alcance los 2 millones de kilos en 2020. Además, la cooperativa ampliará próximamente su gama de marca propia de pescado congelado sostenible con dos nuevas referencias de bacalao. Con estas incorporaciones Eroski prevé que sus ventas de pescado y marisco congelado con certificado de sostenibilidad representen el 20% de la facturación de esta categoría.

La cooperativa prevé que sus ventas de pescado y marisco congelado con certificado de sostenibilidad representen el 20% de la facturación de esta categoría

"La incorporación de la ecoetiqueta azul 'MSC' a estas cuatro referencias de merluza congelada supone un paso más en el fomento de una alimentación más sostenible, uno de los objetivos de nuestros Compromisos en Salud y Sostenibilidad. Este sello garantiza que nuestros productos proceden de pesquerías sostenibles con su trazabilidad garantizada y es una muestra de nuestro compromiso con nuestros clientes de ofrecerles nuevas opciones para una alimentación más saludable y más responsable. En Eroski velamos para que todos los procesos, desde el origen de la producción hasta las operaciones en tienda, sean lo más responsables posibles", ha afirmado el director de Salud y Sostenibilidad de Eroski, Alejandro Martínez Berriochoa.

La cooperativa se convirtió hace más de un año en la primera y única cadena de distribución minorista en España que supera la auditoría de la organización internacional Marine Stewardship Council (MSC) para la certificación de la cadena de custodia del pescado fresco proveniente de caladeros sostenibles. La certificación de los mostradores de las pescaderías de Eroski ha sido progresiva y alcanza los 348 mostradores de pescado fresco y seis plataformas logísticas de pesca. Ha comercializado bacalao, anchoa del Cantábrico y Bonito del Norte con el sello azul y en el último año ha introducido nuevas especies como el bogavante, el bacalao desalado o el surimi.

Durante los primeros seis meses de este ejercicio, y en la que es la segunda campaña desde que lograra la certificación, la cooperativa ha superado las 900 toneladas de pescado con sello azul "MSC" de pesca sostenible. La acreditación "MSC" audita tanto al caladero como a las empresas implicadas en todo el proceso de manipulación del pescado, de manera que se garantiza la trazabilidad y las buenas prácticas en toda la cadena de custodia para los productos que portan el sello azul de MSC. Los factores que "MSC" tiene en cuenta para distinguir a una pesquería con su certificación de pesca sostenible son la situación de la población de peces, el impacto del arte de pesca en el hábitat y la gestión del caladero.