Eroski ha transformado su supermercado en el centro comercial Niessen (calle Alfonso XI, 10) de Errenteria, Guipúzcoa, para adaptarlo al nuevo modelo comercial "contigo". Su remodelación ha supuesto una inversión cercana a los 400.000 euros. La transformación se ha centrado especialmente en el área de frescos, renovada por completo para poner en valor la amplia oferta de productos locales de temporada.

"Las tiendas Eroski son plataformas abiertas para la comercialización de los alimentos producidos en torno a ellas. Es nuestro compromiso con la variedad gastronómica, la sostenibilidad del sector agroalimentario local y una apuesta por la diversidad como un gran activo de la región", explica Inmaculada Pampin, jefa de tienda del supermercado.

El establecimiento transformado en Errenteria amplía su plantilla hasta los 44 empleados, con la creación de dos puestos de trabajo. "El equipo de la tienda ha recibido 580 horas de formación, centrada en aquellas áreas que adquieren mayor protagonismo en el modelo 'contigo'. Es el caso de las secciones de frescos, donde se incluye el corte de jamón a cuchillo, por ejemplo, o de las secciones de comida ecológica y parafarmacia. También hemos reforzado la formación relacionada con la atención al cliente", señala la responsable del establecimiento.

Eroski comercializa cerca de 9.000 referencias de productores vascos. La cooperativa colaboró el pasado año con más de 2.000 proveedores vascos con un volumen de compras superior a los 600 millones de euros.