La crisis Covid ha producido, durante el último año, numerosos cambios en el comportamiento de los consumidores. Según un estudio de IRI, que ha analizado el comportamiento de varias categorías de productos, uno de los sectores que no ha visto mermada su demanda en tiempos de coronavirus ha sido la confitería. Dadas las limitaciones de salidas sociales y del consumo fuera de casa, se ha dado un traslado de los momentos de indulgencia hacia el hogar.

España vio algunas de las medidas de confinamiento más duras de toda Europa, estableciéndose incluso multas a las salidas por "motivos no esenciales" así como límites severos en el de los supermercados, algo que impactó en diversas categorías, como la confitería.

Según datos de IRI, en el período de confinamiento (desde el 14 de marzo hasta el 9 de mayo) el chocolate se disparó, con un aumento del 31,9%. Las tabletas de chocolate crecieron un 38,6%. Más moderado fue el aumento del caramelo, con un +2,1%; categorías como los caramelos de goma también mostraron un crecimiento destacable (+37,8%), frente a otras, como el chicle, que descendió un 25,3%.

Las tabletas de chocolate crecieron un 38,6% en España durante el período de confinamiento

Alemania es el principal país de Europa en el segmento de caramelos. Durante el confinamiento, el chocolate creció un 0,6%. Dentro de él, decrecieron las tabletas y formas de chocolate (-6,4%), mientras que las barritas de chocolate y frutos secos aumentaron (+17,8%). Por otro lado, se vio un descenso general en el sector de caramelo (1,8%).

En Francia, en el periodo de confinamiento, el chocolate aumentó un 19,6 %, impulsado por las chocolatinas, mientras que el caramelo disminuyó un 23,5 %, debido al comportamiento de los dulces pequeños y el chicle.

Grecia vio un impacto significativo en su sector turístico debido a la pandemia. Durante el confinamiento, el sector del chocolate aumentó en un +22,4%, con un incremento de las tabletas de chocolate del 28%. Por el contrario, el sector del caramelo mostró un descenso del 8,1%.

Italia fue el primer país europeo afectado por la pandemia lo que le convirtió en precursor de muchas de las primeras tendencias de la pandemia. La confitería encontró la situación algo difícil, según los datos de IRI. Así, durante el confinamiento, se vio una una disminución del 18,0% en el chocolate, mientras que el caramelo cayó un 25,7%, con los descensos más acusados del chicle y el turrón.

En los Países Bajos, las repercusiones debidas al confinamiento no fueron tan pronunciadas como en otros mercados, ya que el chocolate aumentó un 4 % y el caramelo registró un descenso del 3,7% (al que también afectó el descenso del chicle).

En Reino Unido, el confinamiento vio al chocolate mantener el crecimiento que venía registrando (+3,0%), sin embargo, el caramelo sufrió un fuerte descenso (-20,4%).

Con algunas diferencias en el comportamiento de los distintos países analizados, parece claro que la categoría del chocolate ha superado a la del caramelo.