La compañía energética Galp ha reabierto las más de 300 tiendas que tiene distribuidas en España con medidas de seguridad e higiene reforzadas en las áreas de surtidores, tiendas de convenience, zona de lavado y todas las áreas de contacto entre los empleados, clientes y proveedores.

Para ello, se ha reforzado el pago en la zona de surtidores, incluyendo la posibilidad de pagar directamente en el propio surtidor con tarjeta y con ViaT, a través de Bip & Drive, evitando cualquier contacto. Además, el sistema de pago contactless se ha extendido a la zona de lavado de vehículos, permitiendo el pago con tarjeta o teléfono NFC en los terminales instalados, sin necesidad de PIN.

Asimismo, las medidas de seguridad incluyen distanciamiento, aforo limitado y protocolos de prevención e higiene para todos los usuarios, los cuales tienen a su disposición gel hidroalcohólico y guantes.

A su vez, la compañía ha instalado mamparas de metacrilato en todos los puntos de cobro, así como en la barra de la cafetería, y ha provisto al personal de los EPIs necesarios que garanticen la máxima seguridad en el desempeño de sus funciones.