GM Food, que acaba de ser adquirida por el grupo suizo Coop, facturó en su último ejercicio completo en manos de la china Bright Food Spain 1.030 millones de euros y consiguió un beneficio consolidado de 9,3 millones de euros, lo que supone un 31,7% más, a pesar de que su cifra de negocio se redujo un 11,2%. En 2019, las ventas fueron de 1.161 millones y el grupo ganó 7,06 millones de euros.

Estas cifras reflejan la actividad de food service y la desarrollada por el grupo en las Islas Canarias. Las cuentas individuales, que excluyen estas filiales, arrojaron en 2020 un beneficio neto de 7,81 millones (+34%) y unas ventas de 982 millones de euros (-10,5%).

El descenso de la facturación se explica por el impacto del Covid-19 en la hostelería, el principal cliente del negocio mayorista del grupo, que en 2020 impulsó su división minorista con la apertura de 95 tiendas de alimentación, 50 de ellas con la marca Suma.

La política de control de costes y gastos fue determinante en 2020 para la mejora del beneficio de la compañía con sede en Vilamalla (Girona), que también logró reducir un 15% su deuda financiera, hasta 39,4 millones de euros.

La empresa china Bright Food acaba de firmar hace unos día la venta de GM Food a Transgourmet, filial del gigante cooperativo suizo Coop, en una operación valorada en 200 millones de euros.