La Junta Directiva de Covirán, con su presidenta Patrocinio Contreras a la cabeza, ha iniciado el procedimiento de expulsión con un expediente a los 300 cooperativas disidentes agrupados en la plataforma “Nos duele Covirán". En él, se les acusa de "mantener reuniones informativas con socios de la cooperativa y solicitar su adhesión para promover una Asamblea extraordinaria", según ha dado a conocer la plataforma de críticos.

Rubén Navarro y Jesús Muñóz, cooperativistas e impulsores de la plataforma afirman: “creemos que Covirán ha optado por perseguir la libertad de expresión y el derecho de reunión, un ejemplo más de su gestión autoritaria y despótica, que es lo que nos llevó a abandonar la junta directiva y lo que hemos tratado de evidenciar con nuestra plataforma y acciones informativas”.

Navarro y Muñoz explican que han iniciado los trámites para presentar "una demanda de medidas cautelarísimas por vulneración de sus derechos fundamentales como socios de la cooperativa".