Lidl mantiene su plan de expansión en España, el cual le ha llevado a invertir cerca de 1.000 millones de euros desde 2015 para ampliar y mejorar su red de tiendas y sus infraestructuras logísticas, 330 de ellos en 2017, lo que supone más de un 9% de la facturación total de la compañía durante el pasado ejercicio.

Según explican desde la compañía, buena parte de esta inversión se destinó a abrir 25 nuevos puntos de venta por todo el país durante el pasado ejercicio fiscal. En la actualidad, Lidl cuenta cuenta con una red de más de 550 tiendas.

La cadena de supermercados incrementó sus ventas netas en un 7,8% en 2017

Por otro lado, en 2017 Lidl creó 800 nuevos empleos en España y ya cuenta con más de 13.000 empleados. En los tres últimos años ha incrementado su plantilla en más de un 30%, consolidando más de 3.000 nuevos puestos de trabajo.

Asimismo, la cadena de supermercados incrementó sus ventas netas en un 7,8% en 2017, hasta alcanzar los 3.594 millones de euros, un incremento que también se ha visto reflejado en la cuota de mercado, consolidándose como el quinto operador del país con un 4,3%.