Lidl acaba de obtener la certificación de Energía Verde,que acredita que toda la energía que utiliza en su tiendas y en sus plataformas logísticas y oficinas centrales tiene un origen 100% renovable. Dicha certificación ha sido otorgada por la comercializadora Viesgo, principal proveedor energético de Lidl en España, y avala que la energía utilizada en las instalaciones de la empresa proviene de fuentes 100% renovables, ya sea de origen solar, eólico, hidráulico o biomasa, y que por tanto no emite gases de efecto invernadero nocivos para el medio ambiente.

Esta certificación se enmarca en la apuesta de Lidl por la producción, el uso y la gestión sostenible de la energía, dentro de su compromiso con la sostenibilidad medioambiental. En este sentido, la cadena de supermercados obtuvo recientemente el certificado ISO 50001, que acredita la excelencia en la gestión energética de todas sus instalaciones en España. El objetivo de la ISO 50001 es la mejora continua del desempeño energético de la empresa a través de medidas, estructuras y procesos que aumentan la eficiencia y optimizan el uso de la energía. Abarcan principalmente ámbitos como el de la iluminación (tecnología LED, sensores de presencia, temporizadores), la climatización (sistemas de bajo consumo) y el frío industrial (neveras y cámaras frigoríficas); que conjuntamente representan más del 70% del consumo energético de una tienda.

La cadena de supermercados certifica que toda la energía utilizada en sus instalaciones tiene un origen 100% renovable

Gracias a estas medidas, Lidl prevé ahorrar cerca de 65.000 MWh en los próximos tres años, una cantidad que equivale al consumo anual de energía de unos 18.500 hogares españoles. En línea con esta apuesta por la sostenibilidad, la compañía también desarrolla otros proyectos para la generación de energía, como la implantación de instalaciones fotovoltaicas en sus tiendas y almacenes de última generación.

Lidl cuenta además con otros certificados de excelencia energética (BREEAM, DGNB o VERDE) que acreditan la sostenibilidad de algunas de sus instalaciones, como las plataformas logísticas de Alcalá de Henares (Madrid) y Lorquí (Murcia) o su tienda de Coslada (Madrid). Con estas medidas Lidl pone de manifiesto los esfuerzos realizados para reducir su huella ambiental, así como, a su vez, apoya el desarrollo del sector de las energías renovables en España.