Mercats de Barcelona ha adjudicado a Lidl dos concursos públicos para abrir nuevas tiendas en el corazón de la capital catalana. La cadena de supermercados inaugurará en 2018 dos nuevos establecimientos en el histórico mercado de Sant Antoni y en el de Vall d'Hebrón.

Ambos proyectos se enmarcan en la estrategia del grupo de reforzar su presencia en los grandes núcleos urbanos, en este caso en Barcelona, con el objetivo de estar cada vez más cerca del consumidor.

Con estas adjudicaciones, Lidl abrirá sus primeras tiendas en los mercados de Barcelona, centros neurálgicos del comercio local. Con ambas aperturas, la compañía -que cuenta con una veintena de establecimientos en la capital catalana- contribuirá a dinamizar la actividad comercial de la ciudad y generará 85 nuevos puestos de trabajo.

El director regional de Expansión e Inmuebles de Lidl en Cataluña, Albert Lavín, asegura que "tras presentar la semana pasada nuestra futura tienda en los emblemáticos Tres Molinos de Esplugues de Llobregat, estas dos adjudicaciones consolidan nuestra apuesta por la ciudad de Barcelona. Lo que estamos logrando aquí es un ejemplo de lo que queremos alcanzar en otras grandes ciudades de España: abrirnos paso en las zonas con mayor densidad de población para acercar nuestra oferta a cada vez más clientes".

El mercado de Sant Antoni, un icono barcelonés

Inaugurado en 1882, el mercado de Sant Antoni es uno de los más antiguos y emblemáticos de Barcelona. Con más de 5.000 metros cuadrados de extensión, alberga tres espacios comerciales: el mercado tradicional de alimentación en el que se ubicará el futuro Lidl; los Encantes, conocido por su tradición comercial de productos de bazar; y el Dominical, famoso por comercializar artículos para coleccionistas.

En su proyecto de renovación del histórico mercado, Mercats de Barcelona ha escogido a Lidl para completar la oferta comercial del centro. La tienda de Lidl se ubicará en la primera planta subterránea y tendrá un acceso directo desde el exterior. En su interior, pondrá a disposición de los clientes una sala de ventas de 1.300 metros cuadrados con un amplio surtido de producto fresco y de proximidad, añadiendo valor así la oferta del mercado, que contará adicionalmente con cerca de 140 paradas de alimentación y productos de bazar.

El mercado de Vall d'Hebrón, punto de encuentro

En paralelo al proyecto de Sant Antoni, Mercats de Barcelona también ha adjudicado a Lidl recientemente la construcción de una nueva tienda en el mercado de Vall d'Hebrón, inaugurado en 1969 y que actualmente se está sometiendo a una amplia reforma.

La futura tienda de Lidl se ubicará a pie de calle y contará con una sala de ventas de 1.300 metros cuadrados. Con este proyecto, la cadena de supermercados refuerza su presencia en una de las zonas más transitadas de Barcelona y acercará su oferta a los vecinos del distrito barcelonés de Horta-Guinardó y a los de barrios colindantes como el de Gracia.

El proyecto de Vall d'Hebrón contempla la rehabilitación del actual edificio y la ampliación de las instalaciones para dar cabida a mayores servicios. La tienda de Lidl cohabitará con una treintena de locales tradicionales, generando sinergias comerciales y completando la oferta del mercado.