La cadena de supermercados Lidl ha abierto una nueva tienda en pleno barrio del Eixample de Barcelona, uno de los más emblemáticos de la ciudad. Para la puesta en marcha de esta nueva tienda, la compañía ha invertido 2 millones de euros y ha contratado a una treintena de nuevos empleados, para una plantilla total de más de 40 trabajadores.

El establecimiento está ubicado en un local comercial de unos 1.800 metros cuadrados, de los cuales más de 1.100 se destinarán como sala de ventas. En ella Lidl incorpora las últimas novedades de su surtido fijo, con especial protagonismo de los productos frescos (fruta y verdura, pan y bollería recién horneados, y carne y pescado fresco), y también dará cabida a su surtido temporal, que comercializa periódicamente a través de sus semanas temáticas de alimentación y de bazar.

Al acto de inauguración han acudido diversas personalidades, entre ellas la directora general de Comercio de la Generalitat de Catalunya, Muntsa Vilalta, y diferentes representantes del Ajuntament de Barcelona.

"La apertura de esta tienda en pleno Eixample se enmarca dentro de nuestra estrategia de crecer en grandes núcleos urbanos con una alta densidad de población", afirma Jordi Massó, gerente de Expansión e Inmuebles de Lidl en Cataluña. "El entorno de Francesc Macià es uno de los más dinámicos de la ciudad y nos permitirá acercar nuestra oferta a una zona en la que hasta la fecha no teníamos presencia", añade.

Este es el quinto establecimiento que inaugura Lidl en Cataluña en lo que va de año, que ya ha abierto dos nuevos centros en Girona (Blanes y Roses), uno en la provincia de Barcelona (Sant Feliu de Llobregat), y otro en Cornellá (Barcelona). En total, Lidl ha ha contratado a unos 90 nuevos empleados para estas cinco aperturas. De cara a 2016, Lidl prevé invertir cerca de 90 millones de euros en Cataluña.