Lidl avanza en su expansión en Andalucía con la apertura de dos nuevos supermercados: el primero en Linares (Jaén) y uno más en Écija (Sevilla). La compañía ha destinado 5,9 millones de euros a estos dos proyectos.

El establecimiento de Linares es el primero que abre en esta localidad, concretamente en la calle Julio Burell, 57, tras invertir un total de 2,9 millones de euros para su construcción y equipamiento. Se trata del primer centro que la compañía inaugura en la provincia de Jaén con dos alturas, una planta baja para aparcamiento y una planta superior para la sala de ventas y resto de dependencias. En la tienda, que tiene más de 80 plazas de aparcamiento y una sala de ventas de más de 1.350 metros cuadrados, trabajan 33 empleados, 22 de ellos de nueva contratación.

Con estas inauguraciones, la compañía refuerza así su presencia en Andalucía, con una red de más de 120 puntos de venta 

Lidl cuenta en la provincia de Jaén con ocho puntos de venta, genera más de 1.000 empleos entre directos, indirectos e inducidos (el 0,49% del total) y aporta más de 51 millones de euros anuales al PIB (0,48% del total), según datos de PwC.

Por su parte, la cadena ha inaugurado en Écija una de sus tiendas más grandes en la provincia de Sevilla, concretamente en la Avenida del Genil s/n del municipio. Para ello, ha invertido más de 3 millones de euros en su construcción y equipamiento. La puesta en marcha del proyecto ha supuesto la creación de 10 nuevos puestos de trabajo para una plantilla total de 28 empleados.

El establecimiento, que sustituye al que la compañía tenía anteriormente en la misma avenida, dispone de una sala de ventas de más de 1.300 metros cuadrados (45% más que la otra tienda) y cuenta con cerca de 120 plazas de aparcamiento distribuidas en una sola planta, en su mayoría cubiertas. La cadena ha incorporado, además, dos puntos de recarga para vehículos eléctricos en la zona de estacionamiento. Lidl suma 25 puntos de venta en la provincia de Sevilla, donde ya cuenta con cerca de 700 empleados directos. 

Con estas inauguraciones, la compañía refuerza así su presencia en Andalucía, con una red de más de 120 puntos de venta y más de 2.700 empleados directos.

La cadena compra de forma habitual a cerca de 80 empresas agroalimentarias de Andalucía, cuenta en el surtido con más de 400 artículos regionales y promueve el consumo de productos locales en sus tiendas. En el último año, Lidl ha aumentado sus compras de producto andaluz, en especial fruta y verdura, hasta alcanzar cerca de 1.250 millones de euros, convirtiéndose así en el primer cliente de la huerta andaluza. Además, de todo este volumen, la cadena exportó más del 85% a su red de 11.200 tiendas distribuidas en 32 países.