ARAL Digital.- Makro cumple 40 años en España con una facturación en 2011 de 1.289 millones de euros y más de 900.000 clientes en el país. Los 3.450 empleados de la compañía han desarrollado con motivo de este aniversario una campaña de comunicación ante la opinión pública para compartir y analizar las claves de este crecimiento. Y lo hacen desde una compañía que aprende diariamente, para compartir experiencias con los pequeños y medianos empresarios españoles que “reclaman urgentemente ideas, servicios y planes para salir adelante y prosperar”, comenta José María Cervera, director general de firma. Desde la apertura, en 1972, de su primer establecimiento en Barajas (Madrid), la compañía ha basado su trayectoria en varias claves. La principal se basa en los casi 3.500 empleados que han conseguido el éxito para Makro. Además, este año, la compañía abrirá tres nuevos centros (Elche-Alicante-; Alcalá de Guadaíra-Sevilla- y Madrid) que supondrán la creación de 1.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. “Estas 3 aperturas ayudarán al desarrollo económico y social de las 3 ciudades en las que nos situaremos”, en palabras de José María Cervera. También ha influido su modelo de negocio, su capacidad para adelantarse y adaptarse a lo que demandan sus clientes, hosteleros, restauradores, detallistas y pequeños comercios. El principal objetivo de Makro es que sus clientes consigan aumentar la rentabilidad de sus negocios.

En 2010, Makro implantó en España su nuevo modelo de negocio. Basado en el trato personalizado a sus clientes para lograr una compra organizada, inteligente y más efectiva. El proyecto piloto, llevado a cabo en Bilbao, fue un encargo del Grupo Metro, grupo mundial de la distribución a cuya división de Cash&Carry pertenece Makro, para diseñar el modelo futuro que se implantaría en los países con un ciclo de vida maduro. Tras el éxito conseguido en Bilbao, Makro España lo implantará en todos sus centros y el Grupo Metro lo exportará a otros países. Para desarrollar este modelo y estar más cerca del cliente, Makro invirtió ese mismo año en una amplia red de Gestores de Clientes, dotados de coches, portátiles y todos los dispositivos móviles necesarios, para asesorar e informar a los hosteleros en su propio establecimiento de las ofertas, ventajas y soluciones que los profesionales pueden encontrar en sus centros. Otra de las apuestas del nuevo modelo es Delivery, un servicio de reparto directo hasta la puerta del establecimiento del cliente de Hostelería.