Makro ha renovado las instalaciones de sus centros de Elche y Castellón con el objetivo de potenciar el servicio de entrega y de mejorar la experiencia de compra de sus clientes. De esta manera, la compañía refuerza su posición como socio de la hostelería en la provincia, apostando por la economía y el sector de la región.

La remodelación de los centro permite hacer más operativa la compra del cliente gracias a un nuevo diseño que mejora la distribución, la disposición y la señalización de las secciones tanto de alimentación como de no alimentación, con el objetivo de adaptarse a las necesidades de la hostelería y a las tendencias del mercado.

Los centros se han remodelado para ofrecer un mejor servicio de entrega a domicilio a sus clientes

 

El nuevo diseño cuenta con una imagen renovada respecto a la anterior y un redimensionamiento de la sala de venta que adapta su surtido a las necesidades del cliente Horeca. Asimismo, se amplía el espacio del centro dedicado al Servicio de Distribución a Hostelería, contando con una mayor superficie útil refrigerada para la preparación de pedidos, que asegure la cadena de frio y garantice la calidad y seguridad de los productos, desde su origen hasta su consumo.

En palabras del director regional de Makro Levante, Manuel Sierra, “las nuevas instalaciones nos permiten mejorar nuestra operativa, agilizar nuestros procesos de venta e incrementar la disponibilidad de mercancías. De esta forma, llegamos a más clientes y áreas, ofreciéndoles un servicio de mayor calidad”.

Ambos establecimientos se encuentran en grandes concentraciones de población o son cercanos a otras, como Benicasim o la ciudad de Alicante

 

Por un lado, Makro Elche está presente en la ciudad desde hace siete años. El centro está formado por cerca de 60 empleados directos, de los cuales el 90% proceden de Elche o de municipios cercanos. Además, el centro da servicio a más de 4.000 negocios de hostelería de la provincia. Por otro lado, Makro Castellón está presente desde hace 15 años. Este centro cuenta con más de 50 empleados, de los cuales el 60% proceden de la propia ciudad y el resto de poblaciones cercanas como Villarreal, Almazora o Benicasim, entre otras.

En este sentido, ambas localizaciones han supuesto un activo para el desarrollo de la economía local y la creación de empleo, así como una constante línea de ruta en torno al servicio de los hosteleros de la zona.

A lo largo de 2019, la compañía invertirá cinco millones de euros a nivel nacional para reformar 14 de sus centros. Hasta el momento, la compañía ha renovado Makro Alicante, Makro Murcia, Makro Albuixech, aparte de los dos ya citados