Masymas (Hijos de Luis Rodríguez) ha cerrado 2020 con un crecimiento de las ventas de un 13,5% respecto al año anterior y una cifra de negocio de 223,650 millones de euros. Su cuota de mercado en Asturias creció casi un punto porcentual, situándose en el 10,8% en producto fresco, según datos de Nielsen.

El presupuesto previsto para inversiones en 2021 es de 6,5 millones de euros, que se repartirán en varios proyectos sostenibles y respetuosos con el medioambiente: energía solar en cinco nuevos centros con instalaciones fotovoltaicas, cuatro camiones de propulsión GNL, con lo que alcanzarán una flota de nueve vehículos de propulsión a gas, proyecto residuo cero, varios proyectos de digitalización, reformas y nuevas aperturas, entre otros proyectos.

Alberto Menéndez: “2020 ha sido un año muy positivo en la visibilidad que ha tenido el sector agroalimentario y cómo ha respondido en los momentos más difíciles”

Alberto Menéndez, director general de la compañía, destaca que 2020 “ha sido un año muy positivo en crecimiento de ventas y mejora de cuota, así como por la visibilidad que ha tenido el sector agroalimentario y por cómo ha respondido en los momentos más difíciles del confinamiento. Hemos sido capaces de cubrir el abastecimiento de productos esenciales para la población en el momento de mayor demanda y lo hemos hecho con el trabajo en equipo de todas las partes de la cadena alimentaria”.

La empresa apuesta por un empleo estable muy próximo al 80% de personal con contrato indefinido (un 75% son mujeres). En 2020 generó 94 nuevos puestos de trabajo. Además, el año pasado recibió por segundo año consecutivo el premio Forbes a una de las 50 mejores empresas de España para trabajar.

La empresa crea 94 nuevos puestos de trabajo en 2020 y leva a cabo más de 9.830 horas de formación

En cuanto a lo que se refiere a inversión en formación, la compañía realizó en 2020 más de 90 acciones formativas, con un total de 9.833 horas impartidas y 725 participantes, un año en el que hubo muchas restricciones a la formación presencial y donde ha primado la telemática. Para Alberto Menéndez la formación “es un pilar fundamental dentro de nuestra empresa y este año seguiremos desarrollando en todos los departamentos de la empresa y supermercados el plan formativo que ya está aprobado”.

El Plan Estratégico de masymas para 2020-2022 tiene seis líneas de actuación muy definidas: Desarrollo de los profesionales, cercanía con el cliente para mejorar su experiencia de compra; eficiencia, optimización de los procesos y tareas; trabajo por la sostenibilidad y el medioambiente en el entorno interno y externo, desarrollo 4.0 y de datos, y apuesta por la diversificación e innovación.

Alberto Menéndez es consciente de que la clave de negocio de masymas está en “centrarse en el cliente. Si somos capaces de mejorar su experiencia de compra, ganarnos su confianza y cubrir sus necesidades, tendremos el éxito asegurado. Para ello tenemos que trabajar con pasión en lo que hacemos y en lo que podemos conseguir”.