Juan Fornés Fornés, distribuidora valenciana de las enseñas Supermercados masymas y Fornés by masymas, ha incrementado sus ventas un 3,4% en el pasado ejercicio hasta alcanzar los 295 millones de euros, al tiempo que ha alcanzado una plantilla de 2.565 empleados. Igualmente ha crecido en superficie de venta, de modo que en este momento roza ya los 111.000 metros cuadrados tras abrir el año pasado 5 nuevos establecimientos en las provincias de Alicante y Valencia. Si bien, mantiene en 129 el número total de supermercados tras optimizar algún local de la red y sustituir algunas de las nuevas aperturas a otros centros de la misma localidad que no podían responder al nuevo modelo de tienda por falta de espacio.

Dicho modelo -que está implantando desde 2017 con el fin de mejorar la experiencia de compra del cliente- supone importantes cambios en el diseño, con fachadas acristaladas y nuevos materiales que aumentan el atractivo y la imagen de vanguardia del establecimiento.
Respecto al servicio, se trata de tiendas con una sala de ventas en torno a los 1.200 metros a la que suma un amplio aparcamiento, y mantiene la apuesta de la compañía por el producto fresco con las secciones de 'Carnicería', 'Charcutería' y 'Pescadería' atendidas en mostrador por personal especializado; un gran espacio dedicado a 'Frutas y verduras' con servicio de zumo recién exprimido y una amplia oferta de bollería y panes a granel recién horneados en la sección de 'Horno'. Además, cuentan con la sección 'Cocina' dónde se elaboran platos caseros para llevar.

Para el presente ejercicio tiene previsto un crecimiento similar al del año pasado, de manera que contempla entre 3 y 4 aperturas y otras tantas reformas y una facturación en torno a los 300 millones de euros

Igualmente, supone grandes mejoras en materia de sostenibilidad incorporando nuevas medidas de ecoeficiencia que permiten reducir hasta un 30% el gasto energético con respecto al de una tienda tradicional. Entre esas medidas destacan el aislamiento de la envolvente del edificio, el uso de tecnología LED en iluminación o la instalación de congeladores y murales de frío con puertas con el fin de evitar pérdidas energéticas.

La inversión realizada el año pasado tanto en las aperturas como en las reformas bajo este nuevo modelo de tienda fue de 12 millones de euros. La cadena cuenta ya con 9 establecimientos adaptados a él y tiene previsto ir consolidándolo de forma progresiva, ya sea con las nuevas aperturas o mediante renovación de las tiendas ya existentes.

Juan Fornés Fornés, con sede en Pedreguer (Alicante), es la tercera cadena valenciana de supermercados y sus establecimientos se reparten por toda la Comunidad Valenciana y parte de la Región de Murcia. Para el presente ejercicio tiene previsto un crecimiento similar al del año pasado, de manera que contempla entre 3 y 4 aperturas y otras tantas reformas; una facturación en torno a los 300 millones de euros y una ampliación de la plantilla hasta los 2.625 empleados.