Mercabarna, junto al Ayuntamiento de Barcelona y la empresa Econenergias Barcelona, ha firmado un convenio en el que se establecen las bases para desarrollar el proyecto de creación de una red de frío centralizada que permitirá proveer las instalaciones frigoríficas de las empresas de Mercabarna con una importante reducción de las emisiones de CO2 y un ahorro energético y económico considerables.

El acuerdo ha sido rubricado por el concejal de Medioambiente y Servicios Urbanos del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Puigdollers; la teniente de alcalde de Economía, Empresa y Ocupación del Ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens, como presidenta de Mercabarna; y el gerente de Ecoenergias Barcelona, Àngel Andreu.

Este proyecto, pionero entre los mercados mayoristas de todo el mundo, es una apuesta por el medioambiente, a través del uso de energías alternativas para reducir la emisión de gases causantes del efecto invernadero. Se trata de traer directamente a Mercabarna el frío recuperado durante el proceso de gasificación del gas natural, que se produce en la planta de Enagás situada en el Puerto de Barcelona.

El gas natural llega en estado líquido –porque así ocupa menos espacio- al Puerto de Barcelona, donde se gasifica a través de un proceso que genera frío. Y es éste el frío el que quiere aprovechar Mercabarna para proveer las instalaciones frigoríficas de las compañías ubicadas en su recinto.

Se calcula que el uso de esta energía para las compañías de Mercabarna reducirá en unos 13.300.000 kg. anuales las emisiones de CO2.

El proyecto quiere contribuir también a la mejora de la competitividad empresarial, ya que supone un importante ahorro energético y económico para las compañías del polígono alimentario.