Mercadona ha destinado importantes recursos a mejorar la formación y a propiciar el desarrollo profesional de todos sus trabajadores a través de la formación continua. Así, en 2012, la cadena de distribución invirtió más de 44 millones de euros en formación a sus trabajadores, lo que representa una media de más de 600 euros por trabajador. En conjunto, supone un total de 2 millones de horas de formación que se realizan dentro del horario laboral. 

Esta formación permite contar con unos trabajadores cualificados e implicados en el proyecto, "lo que repercute en la excelencia en el servicio y, en consecuencia, en la satisfacción de nuestros clientes", tal como señala la cadena de distribución.

Esta formación se lleva a cabo a todos los niveles de la empresa, desde el personal de tienda, que recibe formación especializada en su puesto de trabajo, hasta el personal directivo.

Mercadona también continúa apostando por la promoción interna, que permitió en 2012 la promoción de 510 directivos que alcanzaron puestos de mayor responsabilidad en la empresa.