El Comité de Dirección de Mercadona ha decidido, en base a lo establecido por el Consejo de Administración, poner en marcha su plan de internacionalización con la entrada en el mercado portugués. El objetivo de la compañía es abrir las cuatro primeras tiendas en 2019,iniciando así su proyecto de expansión internacional.

Mercadona prevé invertir inicialmente 25 millones de euros y estima crear en torno a 200 puestos de trabajo en esta primera fase de expansión. Para ello, la compañía tiene previsto iniciar ya los contactos institucionales y trabajos en el terreno así como el proceso de identificación de los lugares más idóneos, para realizar sus cuatro primeras aperturas en Portugal.

La inversión inicial en esta fase es de 25 millones de euros y se prevé la creación de 200 puestos de trabajo

Mercadona ha trasladado a las autoridades portuguesas su decisión de establecer su proyecto empresarial en el mercado portugués y las claves del modelo de crecimiento. "Portugal es una gran oportunidad para iniciar el crecimiento internacional de la compañía y un país del que podemos aprender tanto del consumidor como de un sector altamente competitivo, como el de la distribución. La posibilidad de contribuir al progreso económico y social del país y al impulso del sector agroalimentario, es un reto ilusionante y una aspiración que todos los que formamos parte del Proyecto Mercadona sentimos como un compromiso", ha manifestado el presidente de la compañía, Juan Roig.

La elección de Portugal por parte de Mercadona, para iniciar su plan internacional, ha estado determinada por tratarse de un mercado cercano, de proximidad logística, que se encuadra dentro del crecimiento orgánico y natural de la empresa, según explican desde la empresa.

En 2015, Mercadona alcanzó una facturación de 20.831 millones de euros. En la actualidad cuenta con 1.587 supermercados y una plantilla de 76.000 empleados.