La cadena de supermercados Sangüi continúa con su objetivo de potenciar las secciones de perecedero y frescos en sus centros y ha incorporado en los últimos meses a sus carnicerías alrededor de 30 nuevas referencias de preparados cárnicos. "Estos productos son elaborados de forma diaria por el personal de las tiendas con el objetivo de satisfacer una demanda de sus clientes que cada vez más optan por productos artesanales y saludables", explican desde la compañía.

Hasta nueve tipos de hamburguesas (barbacoa, espinacas, de queso azul, con pipas, etc), cuatro variedades de brochetas, elaborados caseros con masa de hojaldre o libritos con distintas combinaciones son solo algunos de los productos que se han incorporado a las carnicerías Sangüi. En total, son 30 especialidades elaboradas con carnes y productos frescos que se preparan de forma diaria en los centros.

Tal como ha explicado la directora de Ventas de la cadena, Mónica Meseguer, "habíamos detectado una demanda por parte de algunos clientes que rechazan ciertos productos fabricados en serie y prefieren otros hechos a mano de forma artesanal, de ahí que hayamos decidido ampliar nuestras referencias". Para ello, la empresa ha impartido formación específica al personal de carnicería con el objetivo potenciar esta sección dentro de sus supermercados.

"Los preparados cárnicos suponen una ahorro de tiempo para las familias y son muy cómodos de cocinar, además de que son saludables y de alta calidad", ha indicado Meseguer, quien apunta a que entre enero y octubre de este año las ventas en esta sección han experimentado un crecimiento del 10% aproximadamente.

Entre las referencias incorporadas a la sección de carnicería, se incluyen también elaborados especialmente dirigidos para las fiestas navideñas como pollo o solomillo rellenos. Estos productos son igualmente elaborados a mano por el personal de los centros Sangüi, siempre con productos frescos y con recetas tradicionales.